Entrevista a los impulsores de Hafsaká, la iniciativa de Hacoaj junto a CUJA para fortalecer la educación judeo sionista

Hafsaká- HACOAJ- CUJA- unidas- este año por la comunidad
Hafsaká- HACOAJ- CUJA- unidas- este año- por la comunidad

Fortalecer la educación judeo sionista es un pilar fundamental. Es por eso que Hacoaj CUJA lanzaron el Programa Hafsaká.

La iniciativa del Náutico tiene como propósito fundamental brindarle a los alumnos y alumnas de la red escolar judía un espacio de juego con contenido vinculado a los valores de nuestro Pueblo.

Las actividades se desarrollan de forma quincenal y están a cargo de madrijim.

Vis á Vis dialogó con el director institucional de Hacoaj, Ariel Jenik, y con el director de CUJA y representante de Keren Hayesod en Argentina, Paul Rozenberg, quienes lideran este exitoso programa.

¿Qué es Hafsaká?

Ariel Jenik (AJ) – Hafsaká fue creado para que las niñas y niños de nuestra red escolar judía tengan un espacio de vinculación social y juego más allá del aprendizaje diario que las escuelas brindan.

Vimos que las Escuelas están haciendo un excelente trabajo en lo académico en esta nueva realidad y ofrecimos complementar eso creando el recreo virtual abierto a todos y promoviendo la participación de todos los alumnos.

Para nosotros es una satisfacción ver la alegría y disfrute de los chicos y chicas en el momento de hafsaká.

Paul Rozenberg (PR) – Hafsaká, iniciativa que nos llegó de Hacoaj, cumple y complementa los objetivos que tiene CUJA en la Argentina en la posibilidad de otorgar apoyo a las escuelas de la Red Escolar Judía.

Desde que hablamos con la gente de Hacoaj nos quedó claro que seríamos parte.

¿Por qué se habla de nuevo modelo de trabajo comunitario?

AJ – En el caso de Hacoaj hace tiempo que venimos desarrollando alianzas estratégicas en diferentes ámbitos.

No es un nuevo modelo de trabajo, sí coincido en que éste contexto ha acelerado éste proceso.

Las instituciones complementarias deben trabajar más sinérgicamente para así lograr fortalecer la comunidad y que más familias sigan participando en el ámbito institucional judío.

PR – CUJA, representando al Keren Hayesod en la Argentina, siempre ha intentado “adoptar” un modelo de trabajo según el cual estamos abiertos a distintas propuestas en el ámbito comunitario.

Siempre que como propuestas se adecuen a los objetivos de la institución: crear un puente entre Argentina e Israel, que pueda ser caminado en ambos sentidos. Por eso apoyamos la Aliah y a la vez apoyamos iniciativas como Hafsaká

Leer más: HACOAJ-CUJA: Hafsaká, reinventar espacios compartidos

¿Por qué lo lideran CUJA y Hacoaj?

AJ – Hafsaká es un proyecto que nace en Hacoaj por nuestra forma de pensar, de buscar continuamente oportunidades de crear espacios para el desarrollo comunitario y porque tomamos decisiones para la iniciativa permanentemente buscando nuevas oportunidades.

Encontramos en CUJA un socio que comparte los mismos valores e interés por la promoción de la identidad judía y sionista a través de la educación no formal, la hadrajá, uno de los pilares de Hacoaj.

De esta manera pudimos entre los dos garantizar el equipo profesional, presupuesto y desarrollo necesario para sostener éste programa con el objetivo que las Escuelas de la red no deban invertir de sus propios recursos que hoy tienen otras prioridades.

PR – La idea original nos llegó de Hacoaj, que a través de su grupo de madrijim entendieron de la necesidad de crear un espacio de educación no formal aprovechando las hafsakot (recreos) que hay en la nueva modalidad de enseñanza virtual en las escuelas como consecuencia de la cuarentena.

Uno de los puntos que Hacoaj trajo además, y que CUJA entendió como esencial, es que la propuesta tendría que ser gratuita para las escuelas que están atravesando en este momento por una crisis económica.

En ese sentido Hacoaj y CUJA subsidian la propuesta.

¿Cuáles son las escuelas que participan y cuáles se sumarán?

AJ – Beth, Bialik, Buber, y Natan Gesang ya comenzaron.

Bet El, Hilel, Tarbut y Tel Aviv estamos definiendo horarios para que puedan también participar de Hafsaká.

El programa está abierto a toda la red escolar judía y semana a semana vamos creciendo en las escuelas interesadas.

La pandemia puso a todos en una situación en la que se debe llevar al máximo la capacidad de creatividad. ¿Cómo trabajaron en estos casi 170 días?

AJ – Como lo venimos haciendo desde hace años: con un fuerte compromiso y dedicación de un equipo conformado por profesionales, dirigentes y voluntarios con el permanente apoyo de los socios.

Antes que se defina la cuarentena conformamos un comité de emergencia y en 48 horas pasamos toda nuestra programación a su versión virtual a la que llamamos Hacoaj en Casa.

Rápidamente fuimos agregando herramientas (nuestra propia Aplicación), diferentes plataformas y capacitación para todos.

Eso nos permitió sumar nuevos proyectos y actividades.

Desarrollamos también aún más nuestro programa solidario, Tikun, que asiste tanto a socios, empleados y vecinos del Tigre donde acompañamos a un comedor y un jardín de infantes.

PR – CUJA, a pesar de la pandemia, sigue realizando las distintas campañas de recaudación en la Argentina a pesar de las grandes dificultades económicas y de salud que está viviendo el país.

Es importante entender que el Keren Hayesod, institución madre y que funciona en 60 comunidades en 40 países, sigue recaudando en todos lados para apoyar la Educacion, la Aliah y absorción, y más de un centenar de proyectos en Israel para acortar la brecha entre la periferia (social y geográfica) y el centro del país.

Este es un año especial para el Keren Hayesod, pues se cumplen 100 años desde la creación de la institución en el 1920.

Hemos estado presentes en la construcción del estado de Israel y seguiremos presentes para otorgar oportunidades a todo aquel que lo necesite.

¿Cómo hace Hacoaj para mantener al socio activo?

AJ – Desde hace una semana volvimos a abrir nuestra Sede Tigre y todos los días los socios van a jugar al tenis, padel y a remar.

Ahora se suma el tenis de mesa, entrenamiento físico individual y golf.

En CABA los entrenamientos de Running y clases de tenis.

Día a día seguimos sumando propuestas en forma presencial.

En nuestra Sede Club de Campo hay más de 200 familias que viven en forma permanente y han disfrutado la cuarentena en un lugar espléndido.

Nuestro programa Hacoaj en Casa es muy variado con actividades para todas las edades los siete días de la semana.

El socio encontró en nuestra virtualidad incluso más propuestas que antes, todas de alta calidad.

Tuvimos figuras como Abel Pintos, CAE, Martín Palermo, Pilar Rahola, Patricia Sosa, Roberto Moldavsky, Aguinis, Etgar Keret, Campanella, Sacheri, Casciari, Tata Martino, entre otras.

Muchos socios que son destacados en sus actividades profesionales y también compartieron su experiencia y testimonio por Zoom.

Sin dudas hemos afianzado nuevos espacios de actividad con importantes números de convocatoria.

También las actividades regulares tienen gran repercusión como los talleres, entrenamientos, actividades grupales tanto para chicos como para adultos.

Vale la pena destacar la Macabeada Virtual – primera en el mundo en su especie – con más de 1200 chicos de 9 países diferentes.

También se desarrolló un majané con más de 700 participantes durante cuatro días, el festejo del día del niño con más de 500 familias, el desarrollo de nuestro nuevo espacio de E-Sports, actividades solidarias, etc.

Leer más: CUJA-Keren Hayesod: Aliá, un derecho, una oportunidad
¿Qué reflexión hacen pensando en que estamos atravesando un año especial y se acerca Iamin Noraím?

AJ – Definitivamente este es un año especial en muchos sentidos.

Todos estamos atravesando este desafío y no cabe duda que nos esperan tiempos difíciles, vivimos en Argentina.

A nivel comunitario confío en que surgen oportunidades para seguir desarrollando un modelo que nos fortalezca e incluya a todos.

A nivel institucional estoy convencido del trabajo que estamos desarrollando con el objetivo de seguir fortaleciendo Hacoaj como un importante espacio comunitario como lo es desde hace 85 años.

En lo personal, deseo que estos Iamim Noraim nos den la fuerza para renovarnos, recargar energías, evaluar lo que hemos hecho y entrar al 5781 más unidos que nunca.

Muchas cosas han cambiado en estos meses.

Algunas deberemos mantenerlas, otras necesitamos que sigan mejorando y muchas cosas buenas debemos comprometernos para que sigan sucediendo.

Que el que necesita encuentre la ayuda y contención que precisa, que el que pueda se brinde, que entre todos nos cuidemos y fortalezcamos.

Que en estos Iamim Noraim, Shejeianu vekiimanu vehigianu la zman haze tenga más fuerza que nunca.

PJ – El otro día, un amigo que no es de la comunidad judía, me preguntó: ‘Paul, ustedes que en su calendario van en el año 5780, ¿no me puedes decir cómo terminará este 2020?’

Tenemos una historia muy larga como pueblo, llena de retos que hemos sabido superar.

Meir Ariel Z´L, cantautor Israelí decía en una de sus canciones, “Aval Avarnu en Parho, naavor gam et ez”.

La traducción es que si pudimos superar la esclavitud de Egipto y su Faraón, superaremos esta situación también.

Hoy tenemos a Israel, nuestra casa. En lo espiritual y-o en lo físico, cada uno sabe que Israel está y nos protegerá.

En estos días donde empezamos un nuevo ciclo, deseo que este 5781 sea un año de crecimiento, de amor, de empatía, y de responsabilidad mutua. «Kol Israel Arevim Ze la Ze”.

 

 

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here