El camino elegido. Por Jonathan Lemcovich

Shaná Tová Umetuká-presidente de la Sociedad Hebraica Argentina
Shaná Tová Umetuká-presidente de la Sociedad Hebraica Argentina

El año pasado iniciaba mi carta como presidente de la Sociedad Hebraica Argentina con un párrafo que decía así: “Son tiempos de transformaciones constantes, vivimos en un mundo complejo, muchas cosas han cambiado, pero también, es necesario comprender que se conservan ciertas cuestiones básicas y esenciales”.

Me llamó mucho la atención que dos párrafos adelante expresaba lo siguiente: “Tenemos que estar preparados para los grandes avances que ya están en el presente. Pendientes de innovar, pero sin dejar de prestar atención a lo primordial, quizá lo más simple; los afectos, la familia, los lazos entre personas, a la comunidad”.

No puedo dejar de ratificar lo escrito en 2019 y precisar que este año que dejamos nos desafía aún más a ser innovadores, decididos y firmes en el camino del futuro.

Ciertas veces, las personas somos incapaces de reconocer lo evidente. La capacidad de autocrítica es la fuente principal de nuestra creatividad, pero debe ir acompañada por esfuerzo y convicción.

En esta terrible pandemia, cuarentena y la crisis económica que trajo como consecuencia, tenemos la bendición de que Hebraica consiga a pesar del contexto solidez económica y financiera.

En el último tiempo recuperamos el lugar comprometido y solidario que no debimos perder. Nos ocupamos de brindarnos a nuestros hermanos con el Centro de Aislamiento preventivo Hebraica Pilar o aportando miles de viandas a 5 comedores de CABA y Pilar a los cuales asisten muchas familias que no pueden alimentar a sus hijos todos los días.

Leer más: Los hechos hablan por si solos. Por Jonathan Lemcovich

Somos una institución que crece, que respeta y da respuesta a sus socios, que se prepara con nuevas obras de infraestructura para mejorar la seguridad y las instalaciones.

Volveremos pronto a funcionar lo más normalmente posible. Cuando lo permitan en las jurisdicciones en las que funcionan nuestras sedes.

Avanzamos con nuevos proyectos educativos, deportivos, culturales y sociales que nos colocarán en una posición privilegiada a nivel nacional.

Queridas familias… hemos recorrido un largo y duro camino para llegar a que Hebraica esté como la vemos hoy. Una labor ardua, inexplicable.

Somos una camada de dirigentes voluntarios comprometidos que, junto al personal de la institución, profesionales y madrijim, rescatamos lo esencial, trabajar el bien común con el objetivo de ser la institución que soñamos.

La Torá nos enseña que la palabra hebrea Shaná (año) viene en su raíz de la palabra “Sheine”. Significa repetir o reiterar, pero también viene de “Shinui” (cambio). Antes de que cambie el año se pide que reflexionemos y tomemos las buenas cosas para poder reiterarlas y poder cambiar en todo lo que debemos mejorar.

Es un buen momento para que estemos en familia, miremos hacia adentro y confirmemos que es lo realmente importante en nuestras vidas.

Cuando escuchemos el sonido del Shofar y cerremos los ojos, podamos repasar lo hecho y decidir cómo vamos a afrontar el próximo año.

Sigamos transformando juntos. En comunidad. Priorizando la familia y desarrollando cada día más los valores judíos de la continuidad, la educación, justicia social, bienestar en sociedad, respeto y Tikun Olam.

Quiera D´s que tengamos un año 5781 bueno y dulce. Que encontremos la fuerza para seguir y podamos hacerlo con mucha salud. Pero sobre todo que logremos recorrer este camino juntos y con alegría.

SHANÁ TOVÁ UMETUKÁ

Jonathan Lemcovich
Presidente de la Sociedad Hebraica Argentina

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here