A falta de INADI me manifiesto contra la discriminación. Por Martha Wolff

antisemitismo-en-pleno-barrio-de-once-a-falta-de-inadi-me-manifiesto-contra-la-discriminacion-por-martha-wolff
antisemitismo-en-pleno-barrio-de-once-a-falta-de-inadi-me-manifiesto-contra-la-discriminacion-por-martha-wolff

A los gritos diciendo que era kirchnerista, una mujer que chocó con una otra, religiosa, que iba con su madre, en pleno barrio de Once, desplegó todo su antisemitismo al atacarla con insultos.

Pero más allá de la colisión, el despliegue de odio verbal como “qué lástima que no los mataron a todos en el Holocausto” y “el judía de mierda”,  hablan de pertenencia racista. Además de utilizar un partido con el cual es afín. En su avance por atacar a la ortodoxia, sacarla del coche arrastrándola y sacándole la peluca al mejor estilo nazi, repite historias de mujeres a las que un incidente ayuda a vomitar su educación y activismo. Sin olvidar que muchas mujeres fueron colaboradoras en los sistemas dictatoriales y de haber sido las verdugos de sus homónimas.

Pero vayamos por parte:  un choque es un incidente que entra dentro de las reglas del tránsito para quien se atreva a manejar. Otra al ser mujer, dentro del machismo todavía reinante, se pude recibir piropos no gratos. Otro riesgo es pagar multas y otro insultos de grueso calibre. Pero el recibido de la perjudicada habla de la utilización de su filiación política nacionalista y dueña de despreciar a los habitantes de un barrio judío que no disimulan como ella lo que son.

Leer más: Violento ataque antisemita en el barrio de Once en Buenos Aires

Esa ciudadana afiliada a un partido que tiene a una mujer de vice presidenta. Nombrarla como ejemplo ante el desprecio de las judías religiosas como si no fueran argentinas. Que en vez de una idolatría personal creen en Dios como su supremo, no deja bien parada su afiliación.

Esa kirchnerista con sus diatribas dejó al rojo vivo, en pleno barrio de Once, su inquina xenófoba al circular por un lugar donde muestran sus vecinos lo que son. Con sus vestimentas como todos los religiosos, del que asumen sus creencias ya sean fieles o sus dirigentes.

Esa mujer que pertenece a un partido que se engolosina hablando de los Derechos Humanos con mujeres que perdieron hijos en el Proceso por sus acciones e ideale. Son las mismas que fomentan con sus comentarios y arengas el señalar al a las que no piensan como ellas como enemigos. Y también desde el poder se ejerce denuncia y desprecio por los oponentes al gobierno.

Recuerdo que una vez viajando en un taxi a la casa de mis padres, en el Once, al avanzar con dificultad por los camiones  que descargaban mercadería, lo dejé hablar mientras blasfemaba contra mi comunidad como aceptando como mi silencio su decir,  y al llegar a la dirección indicada, me bajé y el dije que si tenía tanto odio a los judíos imaginaba que no iba aceptar plata de una judía.

Leer más: Violento ataque antisemita a una familia judía en Córdoba

Menos bonita me espetó de todo. Pero no pagué. Y he viajado por el mundo y nunca se me ocurrió difamar una pertenencia espiritual. Al contrario, aprendí de la diversidad de credos y enriquecí mi espíritu de la multiplicidad de culturas y religiones.

Entre mujeres árabes en el desierto admirando cómo amantaban a sus  bebés mientras con la otra hilaban lana de oveja con la rueca. Las hindúes sacando las liendres a sus hijos. Las etíopes llamadas falashas, que son descendientes de la Reina de Saba que llegaron a Israel y considerados hijos del exilio con sus hijos en sus espaldas como las coyas, se les fue enseñando a ponerlos en los pechos, luego ayudadas a que los dejaran en jardines maternales para ayudarlas en las más elementales reglas de convivencia para adaptarse a un país moderno. Todo lo vi con mis ojos llenos de agradecimiento al saber en vez de criticar.

La kirchnerista que desaforadamente primero fue dejada que parta por la policía y luego detenida gracias a un joven que iba en patineta como interviniente, debería ser obligada a ir al Museo del Holocausto, escuchar a sobrevivientes, pedir perdón, mejorar su calidad humana para hacer de este país un lugar mejor de convivencia. Todo esto porque el INADI y los organismos de Defensa de la Mujer no se manifiestan, solo en lo que atañe al partidismo. Vaya mi repudio.

8 COMENTARIOS

  1. This is the perfect blog for anybody who hopes to find out about
    this topic. You definitely put a brand new
    spin on a topic which has been discussed for decades.Wonderful stuff,
    just excellent!

  2. Wow, amazing blog layout! How long have you been blogging for?
    yyou made blogging look easy. Thhe overall look of your web site is excellent,as well as the
    content.

  3. Para mi estimada amiga Marta Wolf, le cuento con respecto a su anécdota con un taxista, que habiendo tenido la oficina en Pasteur y Corrientes, para mi no es novedad ese hecho, yo al contrario de su actitud, le hacía parar el taxi, manifestando mi pertenencia al pueblo que él insultaba, pero no dejaba de abonarle, para no darle más argumentos a su odio. Mary Aisicovich de Zelentcher

  4. Muy buena tu nota Martha reflejando las atrocidades de ciertas personas de nuestra sociedad. Es increíble el odio que puede tener una persona, enferma psicológicamente, es evidente. Es lamentable que esta sociedad anestesiada mire para otro lado, salvo algunos pocos que conservan aún , valores de respeto y solidaridad.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here