Un gesto y una llamada de atención contra el antisemitismo

encuentro-entre-antony-blinken-heiko-maas un-gesto-y-una-llamada-de-atencion-contra-el-antisemitismo
encuentro-entre-antony-blinken-heiko-maas un-gesto-y-una-llamada-de-atencion-contra-el-antisemitismo

Claudio Avruj escribe una columna referida al encuentro entre Antony Blinken y Heiko Maas, en donde se acordaron estrategias para la lucha contra el antisemitismo. Fue en el marco de la cumbre del G20. Pone el foco en lo significativo del mismo y le llama la atención la poca repercusión en los medios.

Debió tener mayor trascendencia. La busqué en muchos portales de noticias pero no la encontré. Tampoco tuvo mucha repercusión en las redes sociales como creo que ameritaba.

Me refiero al encuentro del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, y el Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Heiko Maas, que selló un acuerdo para desarrollar estrategias comunes para enfrentar al antisemitismo y a la negación del Holocausto.

Ese encuentro fue mostrado al mundo una foto muy significativa: los dos, junto a la sobreviviente Margot Friedlander. En el monumento que recuerda a los judíos asesinados víctimas del nazismo en Berlín.

Las acciones políticas no son neutras y tienen siempre una motivación y un objetivo.

«En los últimos años, hemos visto el antisemitismo y el racismo consumiendo nuestra sociedad ”, dijo Maas.  “Basta pensar en la insignia de la Estrella Amarilla como se ve en las manifestaciones contra las medidas de COVID, en el torrente de teorías conspirativas antisemitas en Internet, en los ataques a las sinagogas y al pueblo judío que vive en nuestros países, en los alborotadores frente al Bundestag o  la multitud desenfrenada en la capital de Estados Unidos «.

«La negación del Holocausto y otras formas de antisemitismo a menudo van de la mano con la homofobia, la xenofobia, el racismo y otros tipos de odio. También es un grito de guerra para aquellos que buscan derribar nuestras democracias..La Shoah no fue una caída brusca, sino un descenso gradual hacia la oscuridad ”, sostuvo  Blinken.

Deberíamos preguntarnos seriamente, y no ser sólo observadores pasivos, qué es mas allá de sus dichos lo que saben, lo que observan, lo que prevén ambos países para que sus máximas autoridades den un gran paso como lo es este poderosísimo mensaje al mundo.

Son señales poderosas que nos obligan a reflexionar y nos exigen salir de un cómodo estado de observador o relator de sucesos.

Leer más: Estados Unidos y Alemania lanzan iniciativa para combatir antisemitismo

A los pocos días de este acontecimiento, que debemos celebrar y observar, Alemania anunció que dará la ciudadanía a los herederos de las víctimas del nazismo. Por otro lado, y casi simultáneamente, Polonia profundiza su feroz nacionalismo. A la ley promulgada hace unos años que prohíbe culpar o asociar al país con responsabilidades durante el Holocausto, avanza una nueva legislación aprobada por 309 votos a favor, 0 en contra y 120 abstenciones, que establece un plazo de 30 años para que los judíos recuperen las propiedades incautadas por los nazis, esencialmente evitando reclamaciones de compensación de la Segunda Guerra Mundial o apelaciones de decisiones pasadas.

Esto produjo que Israel lo definiera como una ley inmoral y vergonzosa, y llamó a su embajador en Varsovia.

Pocos días después 67 lápidas fueron profanadas en un cementerio judío en aquel país, como si esta nueva ley inspirada en la negación, el olvido y el antisemitismo diera nuevo vigor, o sea utilizada como bandera para este comportamiento ominoso y violento.

Se despliegan ante nuestros ojos dos modelos estratégicos contrapuestos en las ideas y principios que las sostienen y que, en definitiva, nos indican que las aguas no están  calmas.

Leer más: Vandalizaron 67 lápidas en un cementerio judío de Polonia

Los líderes de los Estados lo son fundamentalmente cuando pueden mostrarnos escenarios más allá de lo que los hombres comunes podemos ver. Son  líderes cuando tienen la capacidad de marcar agenda.

El gobierno polaco profundiza una política dolorosa y ofensiva para el judaísmo.

Estados Unidos y Alemania nos advierten que la batalla contra el antisemitismo no está ganada, y dista de mucho de alcanzar el objetivo. Más aún, acaban de colocar este desafío con mucha más fuerza en la agenda política internacional.

No lo han hecho en el marco de una efeméride o un acto homenaje, como tampoco en un encuentro con entidades judías y ello le agrega mayor dimensión.

Nuestro país, los argentinos y los judios argentinos deberíamos tomar debida nota.

 Por Claudio Avruj

Presidente Honorario del Museo del Holocausto

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here