Mirta Kupferminc presenta el libro «Testimonio para el Testigo»

mirta-kupferminc-presenta-el-libro-testimonio-para-el-testigo
mirta-kupferminc-presenta-el-libro-testimonio-para-el-testigo

El 5 de octubre la artista Mirta Kupferminc presentará su libro «Testimonio para el Testigo», con la participación de Débora Kantor y la coordinación de Cynthia Gabbay. Un fotógrafo nazi y otro judío en el mismo lugar: a 78 años del Gueto de Varsovia, una Argentina los une.

Maximiliano Kronenberg escribió una síntesis sobre esta expresión artística, que es un poderoso ensayo visual que consiste en insertar fotografías reales tomadas por Mendel Grossman, un prisionero judío que sacaba fotos a escondidas en el gueto de Łódź, y unirlas con un conmovedor retrato tomado por los nazis en el mismo lugar.

El gueto de Varsovia significó el escenario de mayor resistencia judía contra el genocidio de Hitler. Su levantamiento se produjo el 19 de abril de 1943 durante la noche de Pesaj y finalizó el 16 de mayo del mismo año. Aquel episodio ocurrido en la capital de Polonia cumplió 78 años y aún se lo recuerda como la principal revuelta civil contra el nazismo en toda Europa.

Existen numerosas maneras para recordar o hacer ejercicio de la memoria a través del arte como testimonio de heroísmo y resistencia en los guetos, y una de las mayores expresiones artísticas fue creada por una argentina.

Leer más: AMIA: Regresan los espectáculos con público al auditorio de Pasteur

Mirta Kupferminc es hija de inmigrantes judíos sobrevivientes del Holocausto. Su padre Aron era polaco y su madre, Agnes Mandl Mero, de origen húngaro, actualmente vive en Buenos Aires. Ambos fueron deportados a Auschwitz. Antes, Aron había sido encerrado en el gueto de Łódź, el más importante de toda Europa después del de Varsovia, a 120 kilómetros al sudoeste de la capital de Polonia.

Kupferminc conocía la historia de Mendel Grossman, un prisionero y reportero gráfico polaco judío que había sido contratado por los nazis para documentar cómo se vivía en el gueto de Łódź.

Leer más: CUJA-Keren Hayesod: finalizó el concurso de arte “Israel, 73 años. Cerca”

El hombre registraba todo con su cámara Leica en blanco y negro ya que los alemanes querían justificar en qué condiciones vivían y trabajaban los prisioneros en el gueto. Pero muchos retratos fueron a escondidas. Le hizo un tajo al bolsillo de su abrigo y así comenzó a tomar imágenes en forma clandestina. Luego, las repartía entre los judíos para dejar evidencia de lo ocurrido pensando en el futuro, como ejercicio de la memoria colectiva. Como si fueran las cartas de Ana Frank pero en fotos.

Acorralado por los nazis, Grossman escondió 10.000 negativos sin revelar ya que preveía la liquidación del gueto y creía que no iba a sobrevivir a la barbarie. Entonces, colocó los negativos en las latas y los metió en el hueco de los ladrillos de su casa. También enterró más rollos para que no los destruyan.

Ese material lo encontró un amigo que conocía el lugar del escondite. Son archivos fotográficos que estaban debajo de los escombros y hoy se encuentran disponibles en los principales museos del mundo. Gracias a su revelador testimonio, Grossman se convirtió en uno de los héroes de la resistencia. 

Para participar de la reunión virtual de presentación del libro solo debe hacer click aquí: https://us02web.zoom.us/meeting/register/tZ0uc–sqjoiGdXa7s3VDG3U7lGwjnQI7Tw-

El evento será en español

 

mirta-kupferminc-presenta-el-libro-testimonio-para-el-testigo
mirta-kupferminc-presenta-el-libro-testimonio-para-el-testigo

2 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here