A los 101 años falleció el sobreviviente del Holocausto Eddie Jaku

Eddie Jaku
Eddie Jaku

El sobreviviente del Holocausto Eddie Jaku, que el año pasado publicó “El hombre más feliz de la Tierra”, falleció en Sidney a los 101 años.

“Eddie Jaku fue un faro de luz y esperanza no sólo para nuestra comunidad, sino para el mundo”, dijo el director ejecutivo de la Junta de Diputados Judíos de Nueva Gales del Sur, Darren Bark.

“Siempre se lo recordará por la alegría que le seguía y su constante resistencia ante la adversidad”, añadió Bark.

Por su parte, el primer ministro australiano, Scott Morrison, rindió homenaje a la decisión de Jaku de “hacer de su vida un testimonio de cómo la esperanza y el amor pueden triunfar sobre la desesperación y el odio. Se le echará tristemente de menos, especialmente por nuestra comunidad judía. Era una inspiración y una alegría”, expresó Morrison.

También se hizo eco el ministro del Tesoro de Australia, Josh Frydenberg. Su madre judía-húngara es sobreviviente del Holocausto, y dijo que con la muerte de Jaku “Australia perdió a un gigante”.

“Dedicó su vida a educar a otros sobre los peligros de la intolerancia y la importancia de la esperanza. Marcado por el pasado, sólo miraba hacia adelante. Que su historia la cuenten las generaciones venideras”, manifestó Frydenberg.

Jaku aseveró en un discurso en Sídney en 2019: “No odio a nadie. El odio es una enfermedad que puede destruir a tu enemigo, pero también te destruirá a ti. La felicidad no cae del cielo. Está en tus manos. Hago todo lo que puedo para hacer de este mundo un lugar mejor para todos”.

Nació como Abraham “Adi” Jakubowiez en abril de 1920 en la ciudad alemana de Leipzig. Sus padres y muchos de sus familiares no sobrevivieron a la guerra. Lo expulsaron de la escuela en 1933 a los 13 años por ser judío. Pero logró terminar su educación secundaria en otra ciudad bajo un alias en 1938 con un título en ingeniería de precisión.

A su vez, dijo que su cualificación le libró de las cámaras de gas en los años siguientes porque trabajó como obrero esclavo. Escapó de campos de concentración como Buchenwald y Auschwitz. Pasó meses escondido antes de que las tropas estadounidenses lo encontraran casi muerto de hambre y enfermo de cólera y tifus.

En 1946, en Bélgica, se casó con su esposa judía Flore. Emigraron a Australia en 1950. Trabajó en un garaje de Sidney y su mujer como modista, antes de dedicarse juntos al sector inmobiliario.

Además, se convirtió en voluntario en el Museo Judío de Sydney, compartiendo sus experiencias y filosofías de vida con los visitantes.

Jaku dijo que con el nacimiento de su primer hijo, Andre, “me di cuenta de que era el hombre más afortunado de la Tierra”. Le sobreviven su esposa de 75 años, sus hijos Andre y Michael, cuatro nietos y cinco bisnietos.

Vía The Times of Israel / Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here