Muere un israelí de 22 años en los disturbios de Kazajistán

Muere un israelí de 22 años en los disturbios de Kazajistán
Muere un israelí de 22 años en los disturbios de Kazajistán

Un joven israelí de 22 años llamado Levan Kogeashvili fue asesinado en Almaty, Kazaijstán el viernes durante una protesta violenta. Así lo anunció el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel.

El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo el sábado que Levan Kogeashvili había vivido en la nación de Asia Central durante varios años.

El ministerio expresó sus condolencias y dijo que se estaba comunicando con los padres de Kogeashvili, que se encuentran en Kazajistán. Aseguró que estaba trabajando para trasladar el cuerpo del joven a Israel para su entierro.

La declaración también reiteró que había una advertencia de viaje para Kazajistán desde el jueves. A los israelíes se les ha dicho que eviten los viajes no esenciales al país y que eviten los posibles puntos críticos allí, informó Enlace Judío.

Según el sitio de noticias Walla, la familia de Kogeashvili dijo que viajaba en un automóvil de camino al trabajo cuando le dispararon. Agregó que el joven no estaba involucrado en las protestas.

“De repente se oyó el sonido de disparos y recibió dos balas”, dijo Rostislav Edelstein, un amigo de la familia que vive en Ashdod. “Lo llevaron al hospital y trataron de salvarlo, pero no tuvieron más remedio que declarar su muerte. Otras dos personas que estaban con él resultaron heridas leves”, añadió.

Leer más – Primera vez en la historia: el presentador de noticias de la BBC utiliza kipá
Leer más – Mujer ciega recupera la vista gracias a cirugía realizada en Israel

La nación de Asia Central experimentó esta semana sus peores protestas callejeras desde que se independizó de la Unión Soviética hace tres décadas. Decenas de personas murieron en el tumulto.

Las manifestaciones comenzaron casi duplicando los precios de un tipo de combustible para vehículos. Se extendieron rápidamente por todo el país, lo que refleja un descontento más amplio con el gobierno autoritario.

El presidente de Kazajistán autorizó el viernes a las fuerzas de seguridad a disparar para matar a los que participan en los disturbios. De esta manera, abrió la puerta a una escalada dramática en la represión de las protestas contra el gobierno que se han vuelto violentas.

En un discurso televisado a la nación, el presidente Kassym-Jomart Tokayev utilizó una retórica dura. Se refirió a los involucrados en la agitación como “terroristas”, “bandidos” y “militantes”. Sin embargo, no estaba claro qué llevó a las protestas pacíficas a cobrar fuerza primero y luego descender a la violencia. Hasta ahora no ha surgido ningún líder de protesta.

“He dado la orden a las fuerzas del orden y al ejército de disparar a matar sin previo aviso”, dijo Tokayev. “Quienes no se rindan serán eliminados”, enfatizó.

Leer más – Alberto Samid recordó la pelea con Mauro Viale: «Viste los judíos cómo son…les decís ‘judío’ y se ofenden»

En los últimos días creció la preocupación de que se avecinara una represión aún más amplia. El servicio de internet y telefonía celular se vio gravemente interrumpido y, a veces, totalmente bloqueado. Varios aeropuertos cerraron, lo que dificulta saber qué estaba sucediendo dentro del país y eso complicó que las imágenes de los disturbios llegaran al mundo exterior.

A esos temores se sumó la solicitud de Tokayev de ayuda de una alianza militar liderada por Rusia, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, cuyas tropas comenzaron a llegar el jueves.

El Ministerio del Interior de Kazajistán informó que las fuerzas de seguridad mataron a 26 manifestantes durante los disturbios. Otros 26 resultaron heridos y más de 3.800 personas han sido detenidas. Se informó que un total de 18 agentes de la ley murieron y más de 700 resultaron heridos.

Los números no se pudieron verificar de forma independiente, y no estaba claro si más personas podrían haber muerto en el tumulto. Las protestas se volvieron extremadamente violentas, con personas que asaltaron edificios gubernamentales y los incendiaron.

Se informó de más escaramuzas en Almaty el viernes por la mañana. La agencia estatal de noticias rusa Tass informó que el edificio ocupado por la sucursal kazaja de la emisora ​​Mir, financiado por varios estados exsoviéticos, estaba en llamas.

Autos quemados en el centro de Almaty, 6 de enero de 2022 (Alexander Bogdanov / AFP via Getty Images). (archivo)

En otras partes del país, los disturbios parecían estar amainando. El viernes por la mañana, informes de noticias dijeron que Internet se restauró parcialmente en la capital, Nur-Sultan, pero no estaba claro por cuánto tiempo. Los funcionarios también anunciaron la reanudación de los servicios de trenes previamente detenidos.

El aeropuerto de Almaty, asaltado y tomado antes por los manifestantes, estaba nuevamente bajo el control de las fuerzas del orden y de la CTSO kazajas, dijo el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, mayor general Igor Konashenkov. Pero la instalación permanecerá cerrada al menos hasta el domingo, informó el canal de televisión kazajo Khabar 24, citando a los portavoces del aeropuerto.

Los toques de queda se mantuvieron en las ciudades, y Tokayev tuiteó el viernes por la noche que “la operación antiterrorista continúa en nuestro país”, con la policía, la Guardia Nacional y las fuerzas armadas realizando “un trabajo a gran escala y bien coordinado” para restaurar “la Ley y el orden.”

Leer más – Israel creó un apósito inteligente que puede curar heridas sin suturas

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here