Alberto Samid recordó la pelea con Mauro Viale: «Viste los judíos cómo son…les decís ‘judío’ y se ofenden»

"Viste los judíos cómo son...les decís ‘judío’ y se ofenden"

El 10 de enero de 2002, Alberto Samid y Mauro Viale – quien falleció en abril de 2021- se agarraron a trompadas frente a cámaras y hoy, al recordarla a casi 20 años, el matarife redobló la apuesta: «Viste los judíos cómo son…les decís ‘judío’ y se ofenden».

“Me arrepiento de no haberle dado otra piña más.  Yo era bravo, si hubiese dicho solo ‘hijo de puta’ no pasaba nada… pero como dije ‘judío’, los judíos se me vinieron encima«, agregó Samid.

José Alberto Samid (73) habló con La Nación desde su casa, en Ramos Mejía, donde cumple prisión domiciliaria. Antes de comenzar la entrevista en la que volvió a referirse a Mauro Viale, volvió a decir que está preso “sin condena”.

En realidad, fue condenado a cuatro años de prisión por formar parte de una asociación ilícita entre 1993 y 1998. Evadió más de 23 millones de pesos (que en aquella época, cuando aún regía el “uno a uno”, eran 23 millones de dólares). Su condena espera una revisión de la Corte Suprema.

En junio pasado, después de que violara la prisión domiciliaria para comer un asado en una parrilla de su barrio, le revocaron el permiso para tener salidas laborales. Además, le cambiaron la tobillera electrónica por una de mayor tecnología, con GPS.

El jueves 10 de enero de 2002, hace 20 años, protagonizó un momento icónico (por lo absurdo y bestial) en la historia de la televisión argentina. Al mediodía, frente a las cámaras, en uno de los programas de mayor audiencia, Impacto a las 12, se agarró a trompadas con el conductor: Mauro Viale.

Ahora, desde su casa, Samid recordó la pelea y redobló la apuesta: “Con lo que me dijo, me arrepiento de no haberle dado otra piña más”, disparó.

Recordó que fue al programa de Viale para hablar de la devaluación de aquel momento. «Fui un mediodía y ni bien me senté, me dijo: ‘¿Samid va a pagar los impuestos?’. Ya me empezó a provocar, era el laburo de él. Empezó a joderme y yo le dije ‘Sí, voy a pagar los impuestos cuando usted me diga cómo se llama’”.

Mauro Viale, como muchos en su generación, usaba nombre artístico. Se llamaba, en realidad, Mauricio Goldfarb. Alberto Samid quería molestarlo, desencajarlo. “Usted a ver si sabe cómo se llama”, “A ver si sabe cómo se llama un día”, “Ojalá un día sepa cómo se llama”, le gritaba. Pretendía quedar como si estuviese revelando un secreto que avergonzaba al conductor.

La misma chicana utilizó Hugo Guerrero Marthineitz para incomodarlo durante un cara a cara que mantuvo con Viale a principios de los ’90.

“Fue muy provocador. Yo fui para otra cosa, qué me tenía que venir a decir eso. Entonces en un momento levanté la mano y dije: ‘Me voy, a esto no vine’ y me levanté. Como un caballero. Y él me dice que me quería preguntar algo más, pero yo me la vi venir que me iba a salir con otro bombazo, pero él insistió. Le dije que bueno, pero que tuviese cuidado con lo que me iba a decir y el hijo de puta me dijo: ‘Usted avaló la bomba de la AMIA’. ¡Y en ese momento justo estaba ese tema, en pleno juicio, habían salido los familiares de las victimas a reclamar! Y yo pensé: ‘¿Qué dice este hijo de puta? Yo tengo muchos hijos y si no defiendo esto, mañana me matan a uno y con justa razón’. Aparte de que no estoy conectado con ese tema, no tuve ningún tipo de relación. Es como que yo te diga: ‘Vos tiraste las torres gemelas’. Y solo porque se me ocurrió», relató.

«Ahí le dije ‘judío hijo de puta’. Yo era bravo, si hubiese dicho solo ‘hijo de puta’ no pasaba nada. Pero como dije ‘judío’, los judíos se me vinieron encima. Y bueno, viste los judíos cómo son…les decís ‘judío’ y se ofenden, pero vos decís ‘tano de mierda’ y no pasa nada. Decís ‘judío’ y salta la DAIA, pero bueno eso es harina de otro costal», expresó.

Cada vez que hablaba de la pelea, Mauro Viale lo hacía con absoluta seriedad. Jamás perdonó a Alberto Samid. “Donde nos vemos, nos agarramos otra vez”, le contó a Perfil en 2011.

Hacía hincapié en el insulto antisemita que le escupió el matarife: “Lo peor no fueron los trompis, sino lo que me dijo: ‘Judío de mierda’», declaró. «Nadie lo tomó. Hubo un ataque religioso. En lugar de tomarlo como una pelea divertida, que pudo ser una pelea divertida, seguramente lo fue, debieron tomarlo como un ataque religioso. Un espanto. Es un antisemita probado“, concluyó.

Luego de que Viale lo acusara a Samid de haber participado en el atentado de la AMIA, Samid, se acercó al conductor y le tiró una trompada

En la entrevista, Samid aseguró: «Con lo que me dijo, me arrepiento de no haberle dado otra piña más. No…qué me voy a arrepentir. Entiendo que era el trabajo de él, pero bueno, vaya a saber cómo cada uno se gana la vida. El trabajo de él era provocar a todo el mundo. Era muy turro en ese tiempo».

En la misma entrevista con Perfil en 2011, Mauro Viale contó que la pelea continuó cuando se apagaron las cámaras. “Yo lo veo y nos matamos a trompadas. No, yo no le perdono nada a Samid. Ese día la pelea siguió en la calle, siguió feo, yo fui y le pateé el auto, nos seguimos pegando en la calle, fue tremendo. Eso fue un ataque feo porque fue un ataque religioso, a la condición de judío, fue un espanto, es un antisemita probado, eso es lo peor de todo”, recordó en ese reportaje.

«Una vez Scioli nos invitó a un partido de fútbol y nos quiso reunir. Cruzamos dos palabras, pero nada más. Scioli es muy componedor, pero no cuajaba el agua (sic), ni para él ni para mí. Esto fue como un jarrón chino que se rompe y te dicen ‘armalo’ y no se puede, no lo armás más», aseguró Samid.

– ¿Con la familia de Mauro Viale habló?

-No, mandé a decir que lamentaba mucho lo que pasó cuando falleció y hablé con el hijo cuando se enfermó de coronavirus. Lo contacté para recomendarle un remedio que a las 24 horas el Covid se te va: vermectina. Él me agradeció. ¿Que si yo lo usé? No, yo no me agarré Covid, pero mucha gente que conozco tomó eso y se curó. En el campo todos lo toman.

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí