Plan de gobierno israelí para reformar sistema de conversión

Plan de gobierno israelí para reformar sistema de conversión
Plan de gobierno israelí para reformar sistema de conversión

El ministro de Servicios Religiosos, Matan Kahana, dio a conocer su propuesta respaldada por el gobierno israelí para reformar el sistema patrocinado por el estado para la conversión al judaísmo, publicó The Times of Israel.

Matan Kahana promociona una “oportunidad histórica” ​​para abordar el problema de cerca de medio millón de residentes israelíes de ascendencia judía que no son considerados judíos por el estado

Al presentar un memorando oficial del plan, Kahana calificó la propuesta como “una oportunidad histórica que no debemos perder”.

Prometió que la reforma, que recibió fuertes críticas de figuras ultraortodoxas, incluido el rabino principal, abordará los problemas en cuestión. Se refiere a que hay judíos dentro de Israel se alejan del judaísmo, una circunstancia que, dijo, es “inaceptable”, informó Enlace Judío.

Kahana dijo que hay 450.000 personas viviendo en Israel que tienen ascendencia judía pero no se las considera judías según la ley ortodoxa. En su mayoría son inmigrantes de países de la ex Unión Soviética. La legislación propuesta, dijo, “es la única forma de enfrentar este desafío”.

Leer más – Luis Czyzewski, tras lo sucedido en Nicaragua: «Señor Capitanich, usted actúa como un militante con título de embajador»

Kahana se refirió al rechazo que provocó el plan incluso antes de que se presentara. “Trato de coordinarme con los rabinos principales. Desafortunadamente, esta coordinación no siempre funciona sin problemas”, dijo.

El proyecto de ley se redactó con el asesoramiento de varios rabinos destacados del movimiento ortodoxo moderno. Incluido el rabino Chaim Druckman, una figura destacada del sionismo religioso, dijo Kahana.

Actualmente, las conversiones al judaísmo reconocidas por el estado las controla el Gran Rabinato, que está dominado por los ultraortodoxos. Solo hay varias docenas de rabinos y cuatro tribunales de conversión en el país que pueden realizar legalmente conversiones al judaísmo.

Los conversos al judaísmo que se mudan a Israel pero cuyas conversiones no son reconocidas por el Gran Rabinato no pueden casarse en Israel. 

La nueva propuesta permitirá a los rabinos de la ciudad llevar a cabo conversiones bajo los auspicios de un sistema central y un comité directivo que definirá las reglas para la conversión y monitoreará su implementación. Hará que el proceso sea uniforme en todo el país pero transfiriendo el poder exclusivo del Gran Rabinato.

“Confío en los rabinos de la ciudad”, dijo Kahana. Señaló que el plan también permite que el rabino principal o un comité directivo despidan a un rabino de una junta de conversión local si se descubre que viola alguna de las reglas.

Leer más – Guillermo Borger: «El BUR lidera la AMIA con probada experiencia»

Como parte de los planes para realizar cambios profundos en los servicios religiosos judíos controlados por el estado, Kahana realizó un anuncio la semana pasada. Dijo que las conversiones al judaísmo las encabezará el rabino Benayahu Brunner, afiliado a Tzohar, un grupo de rabinos ortodoxos relativamente liberales. La medida provocó la indignación de los legisladores y líderes religiosos ultraortodoxos.

La decisión de Kahana se produjo a pesar de la amenaza del Gran Rabino David Lau. El rabino aseguró que no aprobaría futuras conversiones al judaísmo si el gobierno continúa avanzando en el plan de reforma.

La semana pasada, un hombre fue acusado de amenazar de muerte a Kahana debido a sus reformas sobre la religión y el estado. Las mismas incluyen una importante reorganización del sistema de certificación kosher.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here