Nueva condena a profanadores de un cementerio judío de Francia: «Lo que hicieron es inaceptable»

Cementerio judío de Francia profanado
Cementerio judío de Francia profanado

Cinco adolescentes que profanaron el cementerio judío de Sarre-Union (Bajo Rin, Francia) en 2015 recibieron una nueva condena.

Ya habían recibido penas que van de los 8 a los 18 meses de prisión condicional y 140 horas de trabajo comunitario, en septiembre de 2017. Ahora los profanadores del cementerio judío de Francia también tendrán que pagar 82.500 euros en concepto de daños e intereses y 11.000 euros por honorarios legales.

El tribunal de menores de Saverne dictó su sentencia el viernes pasado. Reconoce así el perjuicio moral sufrido por las familias de los fallecidos.

El 12 de febrero de 2015, 269 tumbas – de las 400 del cementerio – fueron saqueadas por cinco adolescentes de entre 13 y 16 años. Se mantuvo el motivo antisemita de su acto.

Siete largos años después, es un “alivio” para la comunidad judía. “Con esta sentencia judicial, ya no estamos hablando de la profanación de un cementerio, estamos finalmente poniendo nombres a las tumbas” , afirmó Thierry Roos, portavoz del consistorio israelita de Bajo Rin. “Cuando tienes que meter la mano en la cartera, no estás preparado para empezar de nuevo”, agregó.

Los familiares de los muertos enterrados en Sarre-Union se mostraron “muy decepcionados” por las sentencias dictadas en 2017. Por tanto, habían decidido continuar el procedimiento para obtener una reparación moral.

“Hicimos una importante solicitud de compensación, no por el monto en sí, sino por el principio”, aseveró Maître Muriel Ouaknine Melki, abogada. «Estamos convencidos que cuando alguien tiene que meter la mano en la cartera, no está preparado para empezar de nuevo. En el pueblo, todos sabrán esta cantidad, disuadirá a aquellos que puedan tener la tentación de hacer lo mismo”, agregó.

El abogado intervino pro bono en nombre de la Organización Judía Europea junto con otros cinco colegas.

Las familias, por su parte, habían vivido como un insulto más la actitud de los abogados defensores, que pidieron el simbólico euro. “En la primera parte, fue el seguro de los padres el que pagó. Los jóvenes no sacaron un centavo de sus bolsillos. Si los perpetradores de estos actos antisemitas solo son condenados a un euro simbólico, ¿por qué no lo volverían a hacer?», insistió Maurice Dahan, presidente del consistorio israelita de Bajo Rin.

El consistorio, además, apoyó a las familias en su planteamiento, pero no interpuso acción civil en el expediente.

La restauración del cementerio se inició cinco años después de la degradación. También fue necesario que un patrocinador adelantara fondos para permitir el lanzamiento de la obra (800.000 euros).

“Es duro tener que esperar tanto para volver a llorar. Es una segunda muerte”, confiesa Thierry Roos. «La indemnización que deberán pagar los profanadores es una justa reparación”.

“Es un juicio tardío, pero ejemplar. ¿Te imaginas el peso de una tumba? Así que destrozar más de 250 es violento. Atacar a los muertos de esta manera es insoportable. Y los profanadores no expresaron arrepentimientos, lo que podría haber tomado una decisión diferente. Esta sentencia debe hacerles darse cuenta de que lo que han hecho es inaceptable”, aseguró Roos.

 

Vía France Info / CFCA

4 COMENTARIOS

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here