Se mudó a Israel e inició una nueva vida: a los 52 años amuebló su casa desde cero, se compró un auto, volvió a trabajar y a estudiar

Gabriela se mudó a Israel e inició una nueva vida: a los 52 años amuebló su casa desde cero, se compró un auto, volvió a trabajar y a estudiar
Gabriela se mudó a Israel e inició una nueva vida: a los 52 años amuebló su casa desde cero, se compró un auto, volvió a trabajar y a estudiar

Gabriela Keselman contó en su cuenta de Twitter, a través de su usuario @GabyLob, que en enero de 2022 viajó a Israel, vía Keren Leyedidut, para emprender una nueva vida en lo que terminó siendo uno de los “mejores años”.

Sissi Emperatriz, como titula su cuenta, describió sus avances mes a mes luego de emigrar al nuevo país. “Enero 2022, armé 15 valijas y salí de Ezeiza sin pasaje de regreso. Febrero 2022 aterrizamos en Tel Aviv. Llegamos a un país nuevo. A un barrio desconocido. A un departamento vacío, y a un colchón el piso”, describió en el primer mensaje.

Según @GabyLob, con la llegada a Israel aprendió “que se puede viajar con las ventanillas bajas, usar el celular en la calle y caminar con la mochila hacia atrás”.

En marzo, empezó a estudiar hebreo cinco veces a la semana y cinco horas diarias hasta julio, donde concluyó el primer curso mientras “hizo amigos nuevos”.

Con 52 años, y ya en el cuarto mes de estadía, amuebló su casa y compró un auto que usaría “con miedo” en Argentina, pero que en Israel puede usar sin ningún temor.

En agosto logró realizar el primer viaje a Europa: “Benditas sean las cercanías y los viajes accesibles sin pasajes con impuestos peronistas”, enfatizó el usuario.

Con el primer curso de hebreo terminado, el hogar amueblado y la cercanía de su hija, que se mudó cerca de su casa, @GabyLob se “animó” y volvió a “trabajar después de 20 años” porque “en Israel a los 50 sos joven”, enfatizó.

Vis á Vis dialogó con Gabriela, quien aseguró «todos tenemos dos vidas: la segunda empieza cuando nos damos cuenta que tenemos solo una».

«Quizás algún día pueda contar mi historia sin tristezas y sin enojos. Sin esta sensación de injusticia que todavía me atraviesa. Veinte años estuve intentando no irme, desde que mi hermano hizo Aliá en el 2001. Pasé por la hiper, por el 1 a 1, transité la esperanza con la victoria de Macri, y la desazón de las elecciones 2019. Me casé, parí y crié hijos. Escribí algunos libros. Planté un árbol. ¿Si yo me fui de Argentina? No, Argentina y sus crisis, su inflación, su inseguridad y su inestabilidad me expulsaron. Yo soy mas argentina que el dulce de leche, pero no a cualquier costo«, explicó.

«En medio de una pandemia que Alberto Fernández hizo eterna, mi hija mayor, quien había cursado su 5to año por zoom, sin viaje de egresados ni entrega de diplomas, un día se asomó a mi habitación y me dijo: ‘Lo decidí, me voy, mami. Me voy a vivir a Israel, esto no da para más’. Primero sentí que me habían puesto una bomba y me cubrían los escombros. Quedé inmovilizada. Pasado el shock inicial, llamamos al Global Center y abrimos la carpeta hacia el futuro. Fueron meses de juntar papeles. Fueron meses de ilusión, euforia, pánico y tristeza. Fueron meses de preguntarnos si estábamos seguros, si volver a empezar con más de 50 era posible. Nos preguntábamos si éramos una familia de valientes o de dementes. Solo teníamos dos certezas: no éramos una familia de inconformistas, en Argentina ninguno de los cuatro veía la luz al final del túnel», le contó a Vis á Vis sobre su decisión.

«Vaciamos una casa, nos despojamos de recuerdos e hicimos tantas despedidas como nos fue posible. En Argentina vivíamos en una burbuja de colegios privados de renombre, viajes al exterior, y personal doméstico: materialmente no nos faltaba nada. Pero también vivíamos en una realidad de casa con rejas y alarmas, padecimos robos a mano armada y le acercábamos comida y colchones a familias completas que dormían en la calle en verano y se refugiaban dentro de cajeros automáticos para protegerse del frío y las lluvias en invierno«, lamentó.

Dijo que sentían «hartos de estar hartos. Metimos nuestra vida en quince valijas, a nuestro Golden en un canil, y un 30 de enero del 2022 embarcamos siendo argentinos y aterrizamos un 1° de febrero, 12.211 kilómetros mas lejos, siendo israelíes. Israel nos dio todo, nos quiso -rotos como veníamos- sin siquiera conocernos. Yo no elegí ser judía, pero el privilegio de serlo me abrió un mundo nuevo. Israel me devolvió la tranquilidad, me quitó los sobresaltos, me enseñó el idioma, me ayudó a reinventarme, y me permitió volver a dormir toda la noche aunque mis hijos adolescentes salgan con amigos. Israel, y los israelíes, nos recibieron con las puertas abiertas. El israelí te dona cosas para que pueda amueblar tu casa, esa que tenés completamente vacía, y te invita a pasar Shabat si sabe que estás solo. Hay una vida mejor, sólo hay que atreverse a salir de la zona de confort. Tu hogar no es donde naciste; el hogar es donde todos tus intentos de escapar, cesan», expresó.

Además de trabajar, Sissi Emperatriz empezó a averiguar “qué carrera estudiar”. “El Estado de Israel me capacita y voy a reinventarme”, escribió en sus redes.

Diciembre 2022, uno de los mejores años de nuestras vidas llega a su fin. Ya recibimos el secarropa y elegimos la heladera. Un año demoramos en armar un departamento desde cero”, señaló sobre el cierre del escrito.

Por último, Gabriela agregó: “Esta es nuestra casa, este es nuestro país. Hija está por empezar el ejército. Sigo emocionándome al cantar el himno. Festejamos un Mundial en Tel Aviv. Se viene el segundo viaje por Europa”.

https://twitter.com/GabyLob/status/1612118734641971200?s=20&t=IgvCUVZGQcjn-KDAmDMv0A

Leer más – Interesante hallazgo de Israel sobre el uso de las monedas de plata

Leer más – Israel frustró importante contrabando de armas

1 COMENTARIO

  1. Somos muchos los qué cómo Gaby, soñamos con poder ir en busca de una vida mejor! Mi marido y yo tenemos 74 y 66 y rezamos para poder vender e irnos, a reunir con nuestros hijos, a reunir a la familia bajo el cielo de Barcelona! Y cómo Gaby ,duermo tranquila desde qué mis hijos emigraron,me pasé años sin dormir cdo ellos salían! Qué Dios éste año me cumpla mi sueño!

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí