El Gobierno español pidió “recordar” el Holocausto para evitar que se repita

Gobierno-Español-Holocausto
Gobierno-Español-Holocausto

El Gobierno español, representado por el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática de España, Félix Bolaños, y el ministro de Asuntos Exteriores del mismo país, José Manuel Albares, subrayó la importancia de recordar uno de los episodios «más negros» de la historiael Holocausto, la «aniquilación en masa» de seis millones de judíos y cuatro millones de personas que eran consideradas enemigas por los nazis, sobre todo, en un momento en el que hay una guerra a las puertas de la Unión Europea, la guerra de Ucrania, y en el que prenden discursos del odio en las sociedades.

«Tenemos que recordar la necesidad de que no se repitan episodios tan lamentables como aquellos. Hoy tenemos a las puertas de la UE una guerra, también tenemos una persona, en este caso, Putin que agrede de manera inmisericorde a los ucranianos simplemente por razón de odio y aquello es también lo que pasó durante la Segunda Guerra Mundial», ha manifestado Bolaños este miércoles, en el marco de su visita a la exposición ‘Mauthausen: Memorias compartidas‘, organizada por el Centro Sefarad-Israel y la Secretaría de Estado de Memoria Democrática.

El ministro de Presidencia, que ha recorrido la muestra junto a Albares, ha ahondado en que este tipo de exposiciones permiten tomar conciencia para «no repetir» episodios de la historia como el Holocausto; y ha advertido de que aunque parezca que queda lejos en el tiempo, «ninguna etapa histórica está exenta de sufrir retrocesos» pues siempre planea la «amenaza de dictadores y sátrapas».

Por ello, ha hecho un llamamiento a estar «vigilantes» a esos «discursos de odio que siempre existen» para «combatir con ideas todas esas fuerzas reaccionarias que pretenden que el odio sea un elemento de diferenciación política».

Bolaños también ha puesto de relieve que la exposición que se inaugura este miércoles en el Centro Sefarad-Israel, que recoge las vivencias compartidas de judíos y republicanos españoles en el campo de Mauthausen, permite «honrar» a «quienes lucharon por la democracia en circunstancias sobrecogedoras», a quienes «tuvieron presentes sus ideales» en «momentos de extrema dificultad, en momentos inhumanos» y «sembraron la semilla de la libertad y la democracia».

Leer más – Un descubrimiento único: imágenes inéditas del Levantamiento del Gueto de Varsovia

Estudiarlo en el colegio

Además, ha asegurado el compromiso del Gobierno español en la lucha contra el antisemitismo y ha defendido la necesidad de que los niños y niñas españoles estudien el Holocausto en el colegio, no de manera «rutinaria» sino que conozcan «los valores que se estaban defendiendo, las amenazas y la barbarie que campó por Europa».

Por su parte, Albares ha coincidido en la importancia de recordar la memoria de las 10 millones de personas «exterminadas» por los nazis, seis millones de ellas, judías, más aún en estos momentos, cuando «la guerra vuelve a Europa, donde se creía ya desterrada».

«Los judíos, no debemos dejar de nombrarlo nunca, fueron aniquilados en masa, experimentaron el odio atroz de los nazis», ha precisado el ministro de Asuntos Exteriores, al tiempo que ha recordado también la memoria de otras muchas personas gitanas, LGTBI, testigos de Jehová u opositores políticos, que también sufrieron y murieron en los campos de concentración nazis.

En concreto, ha explicado que los republicanos españoles tuvieron que exiliarse a Francia tras la victoria del ejército franquista en la Guerra Civil española y después, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, fueron deportados a los campos de exterminio. La mayoría de ellos, aproximadamente 7.200, fueron llevados a Mauthausen, donde compartieron vivencias con cerca de 50.000 judíos.

Algunas de sus historias se recogen en la exposición sobre Mauthausen que se inaugura este miércoles en el Centro Sefarad-Israel y que estará abierta hasta el próximo 17 de junio. Entre ellas, se encuentra la de Siegfried Meir, un niño judío de 8 años que, tras perder a sus padres en el campo de concentración de Auschwitz, en 1945 fue trasladado a Mauthausen donde fue acogido en una barraca de prisioneros españoles y cuidado por el futbolista Saturnino Navazo que, posteriormente, tras la liberación del campo, adoptó legalmente al pequeño; o la de las seis españolas trasladadas desde el campo de Ravensbrück en un convoy con más de 1.900 mujeres.

La muestra repasa, asimismo, la historia de algunos personajes que jugaron un papel importante como el fotógrafo Francesc Boix, que junto a otros dos fotógrafos, se encargaba de tomar las fotografías de los presos y que escondió unos negativos que, posteriormente, fueron fundamentales en los juicios de Núremberg en los que se juzgó a los dirigentes nazis; el español Juan de Diego, que elaboró las primeras listas de españoles deportados a Mauthausen, tras la liberación; así como la historia de algunos brigadistas que fueron a luchar a España y después fueron deportados.

Leer más – «Resistencia»: está en Netflix la película que cuenta la historia de Marcel Marceau, el héroe que salvó de morir en la Shoá a centenares de niños judíos

Todas estas historias, tal y como ha indicado Albares, sirven «para no olvidar» porque el recuerdo no solo les mantiene «vivos» sino que al mismo tiempo «reverbera hoy ante hechos que son inconcebibles cuando de nuevo el pluralismo, la tolerancia y la diversidad son cuestionados en la guerra de Ucrania pero también incluso dentro de nuestras sociedades».

«Espero que estas historias provoquen una reflexión y den herramientas a la sociedad para que sea capaz de detectar las señales del discurso de odio que prende en nuestras sociedades y lo ataje de raíz allí donde empiece. El antisemitismo, el odio y el racismo no pueden tener cabida en la sociedad española», ha apostillado, añadiendo que «la barbarie nunca triunfará».

Fuente: Diario Córdoba.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí