Israel vive el invierno más seco de los últimos 60 años

Israel vive el invierno más seco de los últimos 60 años
Israel vive el invierno más seco de los últimos 60 años

Israel vive el invierno más seco de los últimos 60 años, con precipitaciones muy inferiores a las del periodo correspondiente del año pasado, según las nuevas cifras del Servicio Meteorológico de Israel citadas el jueves por los medios de comunicación en lengua hebrea.

De acuerdo con los resultados, las precipitaciones de esta temporada invernal han elevado el nivel de las aguas del Mar de Galilea en tan sólo 2 cm hasta la fecha, lo que supone un descenso significativo con respecto a los periodos correspondientes entre el inicio de la temporada invernal en diciembre y el 19 de enero, en los que el nivel de las aguas subió decenas de centímetros y hasta un metro en los últimos años, informó Haaretz.

El mayor lago de agua dulce de Israel, aunque ya no se utiliza como principal fuente de agua potable, sigue considerándose un popular indicador de las precipitaciones estacionales.

Un invierno medio en Israel, de diciembre a marzo, supone un aumento de 1,6 metros en el nivel del lago, según Haaretz.

Las autoridades israelíes responsables del agua señalaron que los largos periodos entre precipitaciones de esta primera mitad del invierno han provocado una ralentización de los caudales de los arroyos y de las escorrentías de las colinas de las regiones septentrionales, limitando así el aumento del nivel del agua.

Israel vive el invierno más seco de los últimos 60 años
Israel vive el invierno más seco de los últimos 60 años

Eyal Wiesel, director del servicio hidrológico de la Autoridad Gubernamental de Aguas y Alcantarillado, declaró a Haaretz que 2 cm era la subida más modesta desde 1964, cuando comenzaron las mediciones nacionales de las precipitaciones.

En el invierno de 2022-2023, el nivel del agua del mar de Galilea “no empezó a subir hasta el 12 de enero”, hace apenas una semana. Es la etapa más tardía del invierno desde 1964 en que los niveles de agua comenzaron a subir, dijo Weisel.

Leer más – Fernando Báez Sosa: un rabino acompañó a su familia en el acto central por un nuevo aniversario de su asesinato

La Autoridad del Agua dijo que, en los últimos 60 años, hubo otras cuatro temporadas de invierno en las que los niveles de agua del lago comenzaron a subir sólo en enero – en 1971, 1974, 1991 y 2011.

El Dr. Amos Porat, director de la división climática del Servicio Meteorológico de Israel, dijo a Ha’aretz que la temporada de invierno ha producido hasta ahora “alrededor del 40%-50%” de la cantidad de precipitaciones en comparación con los períodos correspondientes en los últimos años, medidos desde el comienzo del invierno en diciembre hasta el 19 de enero. Los niveles de precipitaciones de los últimos cuatro años fueron superiores a la media, según las autoridades.

Porat declaró a Ynet que el invierno aún no había terminado y que “existe la posibilidad de que la situación actual mejore, pero existe la posibilidad de que acabemos la temporada de lluvias negativamente”.

Parece que “marchamos hacia un año con pocas lluvias. No voy a utilizar la palabra ‘sequía’, porque es algo que decide el gobierno y tiene implicaciones económicas, pero sabemos de lo que estamos hablando”, dijo Porat.

“El invierno aún no ha terminado, pero los datos que vemos ahora son significativos porque los tres principales meses de invierno son diciembre, enero y febrero”, dijo a Haaretz. Sin embargo, “la cantidad de precipitaciones que ha caído hasta ahora en la región aún no tiene precedentes”.

Wiesel dijo que la situación actual “no es terriblemente preocupante en este momento”, porque en los últimos años se registraron grandes cantidades de precipitaciones anuales.

“Pasamos por cuatro años consecutivos en los que la cantidad de precipitaciones fue superior a la media”, señaló Weisel.

En septiembre, la Autoridad del Kinneret, que supervisa el desarrollo y mantenimiento del Mar de Galilea, informó de que el lago había prosperado y se había mantenido relativamente lleno durante el verano de 2022 en comparación con años anteriores, situándose sólo un metro por debajo de su capacidad total. El lago se midió entonces a 3,2 metros (10,5 pies) por encima de la llamada línea roja inferior, el nivel a partir del cual la calidad del agua disminuye y causa daños al equilibrio ecológico.

El pasado mes de abril, el Mar de Galilea alcanzó su nivel más alto en 30 años, con 32 centímetros por debajo de la línea roja superior, según las autoridades.

Vía Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí