El regreso de Torquemada: “La nueva inquisición”. Por Rabino M.Ed. Ruben Najmanovich

El regreso de Torquemada: “La nueva inquisición”. Por Rabino M.Ed. Ruben Najmanovich
El regreso de Torquemada: “La nueva inquisición”. Por Rabino M.Ed. Ruben Najmanovich

El 31 de marzo de 1492 el rey Fernando de Aragón y la reina Isabel de Castilla firmaron el fatídico Edicto de Expulsión de los Judíos de España por medio del cual ordenaban que todos los judíos, sin excepción, debían salir del reino y de todas las tierras bajo su dominio a más tardar para el 31 de julio. Cualquier judío que permaneciera después del día designado debía optar por el bautismo o la muerte. Esta trágica decisión tomó por sorpresa a la comunidad sefaradita cuya historia se remontaba quince siglos atrás. Miles abandonaron sus hogares llevando consigo la llave de su morada y la truncada esperanza de volver. A pesar del paso del tiempo el dolor no ha amainado y los descendientes de los exiliados evocan sus vínculos con España con ambivalencia y a la vez con sentimientos de profunda nostalgia.

Bajo el mandato del gran inquisidor, Tomás de Torquemada, fueron procesados, ejecutados y castigados 114,401 judíos. Los procesos siguieron hasta su abolición oficial en 1834.

La expulsión de España marcó una huella indeleble en la vida judía. Fue considerada como la mayor tragedia nacional de toda su historia posterior a la caída de Jerusalem en 70 e.c.

El 31 de marzo de 1992, en el aniversario de quinientos años de su promulgación, el rey Juan Carlos derogó el Edicto de Expulsión de los Judíos de España; previamente el decreto de la Alhambra había sido revocado oficialmente en 1968, después de que el Concilio Vaticano II rechazara la acusación de suicidio tradicionalmente atribuida a los judíos. Recordando por parte del presidente de la Conferencia de Rabinos Europeos, Pinchas Goldschmidt, quien mencionó varias veces que España debía disculparse ante el pueblo judío por su expulsión en 1492.

Don Juan Carlos I no pidió disculpas por la expulsión de los judíos de España, cuando en 31 de julio 1992, visitó la sinagoga de Madrid, cuando se recordó los 500 años, de dicho luctuoso evento, durante una ceremonia en la sinagoga de Madrid, que calificó de «entrañable para la Corona», porque, dijo, supone el «encuentro del Rey con los judíos españoles». 

En ese momento apenas aludió el Monarca en su discurso en dicha Sinagoga delante de la presencia del Presidente de Israel Jaim Herzog (hoy en día el actual presidente de Israel es su hijo Itsjak Herzog) a la salida forzosa de la Península de cientos de miles de judíos, que no justificó, pero sí explicó «como consecuencia de una razón política de esa época, y lo que importa no es la responsabilidad por lo que hemos hecho mal o bien, sino la voluntad de mirar al futuro, y analizar el pasado a la luz de nuestro futuro.

Al mismo tiempo, el nombre de Torquemada, como parte de la Inquisición española, se ha convertido en un apodo para describir la crueldad y el fanatismo al servicio de una monarquía fundada en hechos históricos y en la Leyenda oscura de la Inquisición española.

Este breve recuento histórico, nos lleva a los días de hoy, al actual presidente de España Pedro Sanchez Castejon, al mejor estilo de Luis XIV, cuando el monarca francés dijo:  L’État, c’est moi – El Estado soy yo. Es una excelente metáfora para describir el régimen político absolutista, en el cual el Estado —todas las instituciones, el territorio y la nación— son gobernados por un monarca que no está sometido a ninguna restricción institucional ni otro poder.

Es lo que hace este señor al declarar unánimemente delante del Parlamento Español, el reconocimiento al Estado Palestino, que en el fondo no es deseado ni por la ANP (Autoridad Nacional Palestina), ni por el Hamas, y esto es en pocas palabras, que surgido este Estado, los pseudos dirigentes políticos de estas entidades, deberán abocarse a ser estadistas, y por lo tanto se van acabar las regalías, los privilegios, y los millones de euros, que les permiten vivir como reyes en cuanto llenan sus bocas viperinas de discursos embusteros, hablando del sufrimiento de su pueblo, que en forma directa es el slogan que utilizan desde el 1964, cuando fue creada la OLP.

Una vez más, la hipocresía Europea muestra sus garras, a través del gesto de Pedro Sanchez, trayendo a colación la figura de Torquemada, y la Corte Internacional de la Haya, asemejándose a los Tribunales de la Inquisición.

La historia es la ciencia social encargada de estudiar los eventos del pasado de la humanidad a través de distintas metodologías que analizan el contexto social, político, económico, geográfico y psicológico del hombre a través de su entorno.

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) o Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) es el principal órgano judicial de las Naciones Unidas. Fue establecida en 1945 en La Haya (Países Bajos), siendo la continuadora, a partir de 1946, de la Corte Permanente de Justicia Internacional.

El juramento del presidente es el siguiente: «Declaro solemnemente que cumpliré mis deberes y ejerceré mis atribuciones de juez, honrada y fielmente, con absoluta imparcialidad y con toda conciencia». Recordando que parece ser que el juramento realizado por el actual presidente de la Corte Internacional es una actitud apostata.

El presidente actual Nawaf Salam es un diplomático, jurista y académico libanés. Es el vigesimoséptimo y actual presidente de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) desde el 6 de febrero de 2024. 

Nawaf Salam tiene un historial de hacer declaraciones anti-Israel; en 2015, el ahora presidente escribió: «Feliz cumpleaños infeliz, 48 años de ocupación». Meses después, el Jewish News Syndicate informó que escribió: «Israel debe detener la violencia y poner fin a la ocupación» y «Retratar a los críticos de las políticas de Israel como antisemitas es un intento de intimidar y desacreditarlos, lo cual rechazamos». 

Salam también ha abogado por la membresía palestina en las Naciones Unidas, lo que significaría el reconocimiento de un estado palestino.

Tal como mencioné en párrafos anteriores de acuerdo con la definición de lo que es la Historia, traigo a colación lo siguiente: “El origen de la Inquisición no fue española, como muchos piensan, sino que fue creada en el siglo XII por el Papa Lucio III como instrumento para combatir la herejía cátara en el sur de Francia.”

En palabras más coloquiales la inquisición era la “policía del Vaticano”, que luego era más fácil ir contra los judíos, acusarlos de herejes, y otros epítetos habidos y por haber.

La decisión de la Corte Internacional de La Haya, nos trae una suerte de los tribunales de la inquisición, recordando que los siguientes países del continente europeo, más allá de España:

  • Polonia-Lituania 
  • Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
  • Alemania 
  • Dinamarca-Noruega 

Como observamos prácticamente luego de 530 años de la expulsión de los judíos de España, vemos que se repiten los mismos países que han reconocido o mejor dicho manifestaran en forma pública el reconocimiento de un Estado Palestino, hoy en día son: España – Noruega – Irlanda.

La decisión de reconocer el Estado palestino es una suerte de recompensar a Hamas, un grupo terrorista satánico, y darle una visión igualitaria con el único Estado Democrático en Medio Oriente, y uno de los pocos en el mundo en que la democracia funciona a pleno que es Israel. 

Los videos y otras muestras visuales que estos criminales del Hamas, en una suerte de cruzados, los cuales quemaban y asesinaban diferentes comunidades judías en su paso, fueron mirados y no vistos por estos mismos sujetos que en una suerte de ser estadistas de política internacional se han convertido en inquisidores tales como: Ramón José de Arce, Francisco Javier Mier y Campillo y Jerónimo Castillón y Salas.

Equiparar al premier israelí Benjamin Netanyahu, Yoav Gallant y otros funcionarios del actual gobierno israelí, escogido democráticamente, con los asesinos psicópatas de Hamas entre ellos Yahya Sinwar y Mohammad Deif e Ismail Haniyeh por crímenes de lesa humanidad, por parte del fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Karim Khan, es totalmente inmoral, es obsceno.

Leer más – La reacción de un político británico al ver imágenes de la masacre del 7 de octubre

Esta corte con su decisión se hace eco de la actitud judeófoba de muchos dirigentes políticos europeos, le otorga respaldo a las decisiones perversas y secuaces, cómplices del mal, que son los depravados dirigentes asesinos del Hamas.

“Palestina será libre desde el río hasta el mar”. Con estas palabras, Yolanda Díaz, la vicepresidente de España, manifestó en un vídeo difundido en sus redes sociales en el que ha celebrado el anuncio de que España reconocerá el Estado de Palestina el 28 de mayo. La frase con la que Díaz finaliza su comunicado hace referencia a un eslogan político palestino, popularizado en los años 60 y usado habitualmente por Hamás, que exige la soberanía palestina desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo, y la supresión del Estado de Israel.

La señora Yolanda Diaz hace una suerte de “Doña Silvia”, la esposa de Tomas Torquemada el gran inquisidor, el cual es muy bien representado por parte de Pedro 

Sanchez Castejon, actual presidente de España

Esto es lo que aceptan esos mandatarios: las mentiras del Hamas, la falsedad que es una forma de comunicar, la actitud del Torquemada moderno, el cual es representado por parte del mandatario español no hace más que legitimar el asesinato, la destrucción y el genocidio por parte del grupo Terrorista Hamas.

Así, en el ostracismo murió Tomas de Torquemada, recordado como un asesino de la época medieval, (y como figura en el film Amen, de Costa Gravas), quien fue el precursor de los hornos crematorios. Sin duda alguna los mandatarios europeos que con sus decisiones son cómplices del grupo terrorista Hamas y otros, traen a los días de hoy el espíritu de la inquisición y la Corte Internacional de la Haya como en otrora los tribunales de la Santa Inquisición.

Leer más – La angustia de la familia del soldado Aharon Sternlib, herido gravemente en Gaza y que lucha por sobrevivir

¿Será que el fuego de las hogueras de la intolerancia del siglo XV, que no se extinguieron, terminará consumiendo a los Torquemadas modernos, y a los Tribunales del Santo Oficio, representados por los entes internacionales?

En este momento es bueno recordar lo que está escrito en el Salmo 121,4: “Hine lo yanún veló ishan shomer Israel – No dormitará ni se dormirá, el guardián de Israel”

Am Israel Jai

Por Rabino M.Ed. Ruben Najmanovich

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí