Quien es Noa Argamani, rescatada hoy: su madre gravemente enferma y su imagen recorriendo el mundo mientras era secuestrada el 7 de octubre

quien-es-noa-argamani-rescatada-hoy-su-madre-gravemente-enferma-y-su-imagen-recorriendo-el-mundo-mientras-era-secuestrada-el-7-de-octubre
quien-es-noa-argamani-rescatada-hoy-su-madre-gravemente-enferma-y-su-imagen-recorriendo-el-mundo-mientras-era-secuestrada-el-7-de-octubre

Noa Argamani fue secuestrada en el Festival Nova de música el 7 de octubre, cuando terroristas de Hamás irrumpieron en el sur de Israel matando a más de 1.200 personas, en su mayoría civiles, y tomando a otras 240 como rehenes. Noa fue uno de esos rehenes.

Quiero verla una vez más. Hablar con ella una vez más”. Las palabras de Liora Argamani eran las palabras de una madre que vivía -y aun hoy vive- en la incertidumbre de que su corazón podía detenerse en cualquier momento, y pedía volver a estar en contacto con su hija Noa, secuestrada el 7 de octubre por Hamás, una vez más antes de morir.

Ese ruego de Liora desde una silla de ruedas tuvo resultado. Este sábado, Noa fue liberada por el ejército israelí junto a otros tres rehenes en el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de Franja de Gaza, tras un mega operativo con intensos ataques.

31 de Mayo en Vis á Vis
Leer más: Como parte de su propaganda terrorista, Hamás publicó este viernes un audio de la rehén israelí Noa Argamani

“No me queda mucho tiempo en este mundo”, afirmaba Liora Argamani, que tiene 61 años y padece cáncer cerebral en estadio cuatro, en ese video donde también aparece su esposo. En la grabación se los puede ver a los dos hojeando juntos un álbum de fotografías que testimonia la felicidad de ambos con su hija.

El video de su secuestro fue uno de los primeros en salir a la luz, y la imagen de su rostro horrorizado se compartió ampliamente: Noa sentada entre dos hombres en una motocicleta, con un brazo extendido y el otro agarrado por uno de sus captores mientras gritaba “¡No me maten!”. El horror, para ella, había comenzado unas horas antes.

Noa era una más de las personas que disfrutaban del Festival de Música Nova en pleno desierto, cerca de Re’im, cuando hombres armados irrumpieron en el lugar y abrieron fuego, dejando decenas de muertos a su paso.

La joven llegó a enviar un mensaje desesperado a una amiga a las 8.10 am de ese 7 de octubre diciendo que estaba en un estacionamiento y «no podía salir», a lo que su amiga respondió: «Escondete. Avísame que todo está bien».

5 de abril en Vis á Vis

Leer más: El desgarrador pedido de la madre de Noa Argamani: tiene cáncer terminal y su hija lleva casi 6 meses secuestrada por Hamas en Gaza

Más de dos horas después, le escribió a su amiga: «No tenemos auto». Esa fue la última vez que los amigos y la familia de Noa supieron de ella, antes de que apareciera el video de ella gritando «no me maten» mientras era llevada a Gaza.

En esa grabación se veía a una Noa demacrada, hablando sobre otros rehenes como ella muertos en ataques aéreos, y pidiendo frenéticamente a Israel que la lleve a ella y a los demás de regreso a casa.

Cuando Yonatan Levi vio el video de su amiga Noa en cautiverio, dijo que apenas pudo reconocer el espíritu inteligente y libre de una mujer a la que gustaban las fiestas y viajar y que estudiaba informática.

15 de enero en Vis á Vis

Leer más: Como parte de su propaganda, Hamás publicó un video de 3 rehenes: Noa Argamani, Yossi Sharabi e Itay Svirsky

“Cuando vi el video pensé que quizás vivía físicamente, pero había muerto por dentro», señaló Levi, quien conoció a Argamani durante un curso de buceo en Eilat, una ciudad del sur de Israel.

Unos meses antes de su secuestro, Argamani le pidió que la ayudara a gestionar los seguros de su madre, contó. Como hija única, era una parte importante de la vida y los cuidados de su madre, y parecía esperanzada en que estaría bien, apuntó Levi.

El ruego de mamá Liora en el video por volver a hablar con su hija dio resultado. La familia volverá a estar unida, como antes de ese fatídico 7 de octubre de 2023.

En el mismo video, el padre de Noa, Yaakov Argamami, acariciaba los álbumes de fotos familiares y no podía contener las lágrimas. “Echo todo de menos de ella. Abrazarla», decía.

El abrazo en que pudo estrecharla hoy nuevamente, después de más de ocho meses de angustia y espera.

2 COMENTARIOS

  1. of course like your website but you have to check the spelling on several of your posts A number of them are rife with spelling issues and I in finding it very troublesome to inform the reality on the other hand I will certainly come back again

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí