»Si naciste en Israel, el Mundial no lo jugás». Por Gustavo Szpigiel

Desde 1970 Israel no participa en un Mundial. En aquella oportunidad, clasificó ganándole a Nueva Zelanda en primera ronda y luego a Australia. En México, donde se jugó la máxima competición, finalizó en la posición 12 cumpliendo una destacada actuación.

Pero lo pregunta es: ¿Por qué Israel no clasifica a una Copa del Mundo teniendo tal vez el mejor fútbol de la región? Precisamente porque no juega con sus vecinos continentales. Tiene que dirimir su participación entre los mejores equipos de Europa.

Alguien puede tener alguna duda que si jugara con Líbano, Siria, Jordania, Egipto, Irak, Irán, Arabia Saudita, etc., Israel, ¿no jugaría todos los mundiales?

Desde su expulsión asiática por el conflicto permanente en la región, muchos equipos de ese continente se negaron a enfrentarse a los equipos israelíes de cualquier disciplina deportiva, aún sigue candente en la actualidad, debido a aspectos puramente extradeportivos.

Entonces nos preguntamos, ¿está condenado a no participar nunca más en un torneo mundial solo por pertenecer a una región en la que todos los países limítrofes provocan una situación de conflicto?

En los últimos tiempos, algunos jugadores israelíes han transitado por equipos europeos y algunos conjuntos han participado en la UEFA avanzando de ronda. De todos modos, siempre terminan cayendo por la calidad de los españoles, suizos, rusos, franceses, etc y por el nivel hipercompetitivo de sus ligas. Es una misión casi imposible que Israel pueda participar de un Mundial mientras siga jugando la clasificación con equipos europeos.

Para Brasil 2014 , justamente en la zona de Argentina cayó la bolilla de Irán. Son escasos los antecedentes y poco el optimismo para su entrenador, el portugués Carlos Queiroz, quien dice estar contento porque sus jugadores “vienen a aprender y justo les toca jugar con los mejores”. Ese derecho se lo quitaron a los jugadores israelíes. Varias generaciones ven cómo se les va de la mano el sueño de enfrentar a un Messi, Ronaldo, Ribery y demás con sus selecciones por el solo hecho de haber nacido en un país al que se lo discrimina desde siempre y no se le permite jugar donde tiene que jugar.

Somos de los que pensamos que el fútbol une, que es fundamental a quien tenés al lado para elaborar juego; que tu compañero corre también por vos, que una buena jugada tuya puede generar sonrisas, que un gol o una atajada emociona a mucha gente y que con talento, capacidad y esfuerzo hasta podés jugar un Mundial. Menos si naciste en Israel.

Gustavo Szpigiel

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí