La paz llegará, cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros. (Golda Meir) Por Gustavo Szpigiel

No hay quien no se haya conmovido ( perdón Pedro Brieger) por el secuestro y posterior asesinato de Gilad Shaar Naftalí Fraenkel y Eyal Yifrah . Lo que el mundo llama los tres adolescentes israelíes , tienen nombre y apellido, tienen amigos, tienen familia, esa mamá que en el funeral dijo «tenemos que aprender a cantar sin ti» una de las expresiones mas dolorosas que puede decir una mamá.
El título de este comentario lo inicio con la mejor frase que escuché en mi vida hablando de como llegar a la paz.
Porque recorriendo sitios y páginas de internet de jóvenes palestinos en el que señalando con tres dedos de la mano como si fuera un logro solo veo que la semilla del odio ya está sembrada, solo queda que gente como Pedro Brieger o Luis D’Elía en la Argentina y tantos otros en el mundo rieguen cada día para que haya muchos más Gilad, Naftalí y Eyal que lamentar.

Y entonces me aferré a la mejor estadista que dió Israel, Golda Meir y volví a leer cada palabra, cada frase, cada letra de su discurso; y no encuentro en ninguno de ellos que impulse a su pueblo, a sus hijos a matar, o celebre la muerte de un enemigo. Hice una pequeña recopilación de todos sus discursos y elegí lo que para mí es parte del legado de Golda Meir.


El hecho de ser abuela, me da la certeza de que la paz llegará algún día al Medio Oriente: sé que también hay abuelas en Egipto, Jordania y Siria, que quieren que sus nietos vivan.

He dado expresas instrucciones, de ser avisada personalmente cada vez que caia un soldado nuestro, así sea en medio de la noche. Cuando el presidente Nasser dé instrucciones de ser despertado en mitad de la noche cuando caiga un soldado egipcio, llegará la paz.


Las autoridades árabes no tendrán más remedio que sobreponerse al «shock» de vernos frente a frente en la mesa de negociaciones, y no en el campo de batalla.

No nos regocijamos con las guerras. Nos regocijamos cuando desarrollamos un nuevo tipo de algodón, o cuando las fresas florecen en Israel.

Nuestra generación reclamó la tierra, nuestros hijos lucharon en las guerras, y nuestros nietos deberían disfrutar de la paz.

La paz llegará, cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros.



Estas fotos son las publicadas en las redes sociales de los jóvenes palestinos

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here