Médico argentino y uruguayo, en un hospital en guerra

«Es difícil explicarlo. Solamente quien lo vive, quien está acá en el día a día, lo puede comprender». Así responde el Dr. Pablo Boksembojm, uruguayo-israelí, Jefe de Anestesiología en el Hospital «Barzilai» de Ashkelon, al preguntársele cómo describiría lo que significa trabajar al alcance de los cohetes que Hamas dispara desde la Franja de Gaza.

«Estamos acá corriendo por la vida cuando hay gente del otro lado de la frontera que lo que hace es correr por la muerte. Uno corre bajo alarmas y bajo cohetes para atender gente y seguir tratando no solamente a los heridos de guerra-este es un hospital civil-sino para atender a la gente que necesita atención médica en el día a día», explica.

Y sus palabras no son en sentido figurado. Cuando un cohete es lanzado desde Gaza en dirección a Israel y las alarmas suenan en Ashkelon, este médico, todos sus colegas y los pacientes que pueden moverse, tienen solamente 30 segundos para resguardarse.

Claro está que a menudo, es imposible lograrlo.

Esto lo tiene clarísimo también el Dr. Claudio Kristal, argentino-israelí, Jefe de la Sala de Recuperación, que vive en el país hace 28 años y ya tiene no poca experiencia como médico en un hospital bajo fuego.

«Ya nos ha pasado, y lo recordamos de otros conflictos, que tenemos que atender pacientes en lugares que no están protegidos», nos cuenta. «Ya nos pasó más de una vez que estábamos en operaciones, suenan las alarmas, evidentemente no te podés ir, se sigue con la operación, rogando que no te caiga en la cabeza el cohete que se viene». Al atender a un paciente, el médico no se moverá..y de todos modos, no siempre alcanzará a llegar al refugio.

Lo singular en el hospital Barzilai de Ashkelon, esta situación la viven juntos no sólo los israelíes judíos sino también los árabes, tanto los médicos que trabajan junto a sus colegas judíos como los pacientes, entre ellos palestinos de la propia Franja de Gaza.

En este hospital, hemos entrevistado con el correr de los años en más de una oportunidad, a palestinos de la zona vecina, que reciben aquí tratamiento médico. Aún recordamos a los heridos de la policía palestina o simple activistas de Al Fatah, que en junio del 2007, cuando Hamas tomó el poder por la fuerza en la Franja y echó a la Autoridad Palestina de Gaza, llegaron a curarse al lado israelí tras haber chocado directamente con sus adversarios y connacionales de Hamas.

«Nosotros atendemos a todos los heridos por igual», aclara el Dr. Kristal. «En esta guerra el hospital ha recibido ya más de mil heridos, soldados, civiles, israelíes, judíos, árabes, palestinos también del otro lado…de todo. Somos médicos y cuando atendemos a un herido, no miramos su color y muchas veces, ni sabemos quién es».

En medio de la entrevista, pasa a nuestro lado un médico joven, con quien Boksembojm y Kristal se saludan con gran cordialidad. Está hace ya varios meses especializándose en el Barzilai. Es palestino, de Cisjordania.Por razones de seguridad, consciente del peso de Hamas en la zona en la que él vive, prefiere no hablar ante el micrófono ni decir con nombre y apellido lo que él ve dentro de Israel.

«Quizás más adelante, cuando pase la tensión», dice con firmeza pero con delicadeza, como pidiendo que entendamos.

El médico argentino y el uruguayo ya nos habían hablado, con gran satisfacción de que «este es un país un poco especial..y tenemos aquí también colegas palestinos que trabajan codo a codo con nosotros».

Y no menos singular es recibir detalles sobre los palestinos que se atienden en el Barzilai, sobre los que cuenta el Dr. Boksenbojm, aunque con cuidado, sin dar detalles que permitan identificar a nadie, por razones de seguridad.

«Hay dos tipos de palestinos que tenemos acá. Hay habitantes civiles que vienen de la Franja de Gaza, que vienen escapados porque el Hamas les prohíbe salir a tratamientos en Israel», asegura. «Si Hamas llega a saber que estuvieron acá , que los tratan bien, si se llega a saber el nombre, todo el tratamiento médico que recibieron acá no va a valer nada porque los van a matar».

Pero resulta sorprendente su agregado. «Cuando hay heridos del otro lado, de Hamas, en enfrentamientos, se los levanta y cuando llegan acá, los atendemos».

Entendemos que no habla en el aire y él lo confirma: en el Barzilai hay ahora un joven de 17 años, miembro de Hamas, que resultó herido cuando al salir de un túnel, chocó con soldados israelíes. «A ese muchacho se le arreglaron fracturas de fémur, se le hicieron implantes de piel y ya pasó cuatro operaciones. Recibe la atención médica del más alto nivel», dice el médico uruguayo-israelí.

Es inevitable analizar la situación actual y que ello lleve a recordar.

«Esto empezó hace 14 años», recalca Boksenbojm, en referencia a cuando en marzo del 2001, cayó el primer cohete de Gaza en la ciudad de Sderot.

«Yo tuve la desgracia de recibir al primer niñito gravemente herido por uno de los primeros cohetes que había hecho Hamas, que en aquel entonces eran de poco poder explosivo. Una señora que iba con su bebé en el carrito, al que el cohete le pegó justo cerca, llegó al hospital..pero no pudimos hacer nada y el bebé murió».

El testimonio de estos dos médicos sudamericanos, israelíes, en un hospital que vive la guerra desde hace años, sin perder su visión amplia e inclusiva , se repite sin duda en otros hospitales de la zona. Ambos abrigan la esperanza de que «la próxima entrevista sea de otro cariz, es el único deseo que tenemos».

Antes de salir y dejarles volver a trabajar, preguntamos qué les parece lo mejor, cómo actuar, si la alarma nos toma por sorpresa cuando ya llegamos al estacionamiento, antes de dejar el hospital. «No vas a alcanzar a entrar al edificio», dice el Dr. Kristal. «Lo mejor que podés hacer es alejarte del auto porque el auto es una trampa de fuego, tirarte al piso boca abajo completamente, la frente que toque el piso, poner tus manos protegiendo la cabeza, hasta que escuchás todas las explosiones que haya..rogando que no te caiga a vos encima…y ahí te levantás y te vas».

Fuente: Montevideo Portal. Por Ana Jerozolimski

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here