Lijo puso custodia a dos de los implicados en la denuncia de Nisman

Tras abrir la feria judicial, el juez Ariel Lijo, quien tomó en su poder el dictamen realizado por el fiscal Alberto Nisman, quien denunció una red de complicidades, entre las que se encuentra la presidente de la Nación, Cristina Kirchner, y su canciller Héctor Timerman, para encubrir a los iraníes imputados por la Justicia argentina como responsables del atentado contra la AMIA, dispuso custodia para Luis Yrimia y de Ramón Allan Bogado, quienes fueron señalados por el fallecido fiscal como parte de esta «organización delictiva».

Según la denuncia de Nisman, el ex juez Luis Yrimia, quien fue uno de los fiscales de la Causa AMIA, trabajó para crear una falsa hipótesis del atentado, crear pruebas falsas y nuevos «enemigos» los cuales serían imputados como responsables del ataque y así hacer caer las circulares rojas que pesan sobre los ciudadanos iraníes. Del mismo modo, Ramón Allan Bogado, también está señalado como partícipe de encubrimiento del atentado a la AMIA.

Es por eso que Lijo solicitó a través de un escrito enviado al Ministerio de Seguridad que ambos tengan custodia.

A pesar de la denuncia de Nisman y la determinación de Lijo, el titular de la Secretaría de Inteligencia, Oscar Parrilli, aseguró que ninguno de los dos trabajan para el organismo.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here