Repudiable ataque

Una noticia increíble y que merece el más firme de los repudios: el lunes pasado, en un hostel en la zona de Lago Puelo, Chubut, una decena de personas jóvenes, identificadas como vecinos del lugar, atacaron a los gritos con consignas antisemitas a los turistas israelíes que estaban allí de vacaciones. No sólo los huéspedes, también algunos miembros de la familia propietaria del establecimiento resultaron heridos por las piedras arrojadas contra ellos o por el estallido de los vidrios de varios vehículos destrozados por el grupo de agresores. Además, también les robaron parte de sus pertenencias a la vista de todos.

Desgraciadamente, este hecho, inaceptable desde todo punto de vista, es uno más en una lamentable cadena de situaciones parecidas. Ya en octubre pasado se había denunciado un incendio provocado por bombas molotov en un establecimiento de cabañas, cuyo propietario era integrante de la comunidad judía del lugar. Y hace un mes, en El Bolsón, la ciudad rionegrina a 15 kilómetros de Lago Puelo, hubo carteles en comercios y puestos de la feria de artesanos llamando a boicotear al «turismo militar israelí».

Una posible explicación de este surgimiento de actos de violencia y consignas xenófobas en los lugares de vacaciones del Sur es que la presencia de los jóvenes turistas israelíes sería atribuida a una descabellada teoría originada en los 70 conocida como Plan Andinia, según la cual habría una conspiración judía y sus presuntas intenciones habrían sido apoderarse de la Patagonia argentina y chilena para poder crear allí el Estado judío.

Como lo explicó el delegado en Río Negro del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), Julio Acavallo, es un mito «de grupos de corte neonazi», surgidos hace algunos años. Es de suponer que, como este presunto plan se difundió en las redes sociales por Internet hasta el punto de que se crearon comunidades de rechazo, éstas estarían detrás de las repetidas agresiones.

La verdad es muy distinta: los jóvenes israelíes que llegan al sur de la Argentina a disfrutar de sus paisajes, circuitos turísticos y comidas típicas lo hacen siempre a partir de diciembre, luego de concluir en su país el servicio militar obligatorio.

Estamos, entonces, frente a hechos que deben ser rechazados por toda la sociedad argentina, ahora y siempre. Constituyen una afrenta para nosotros mismos y deben avergonzarnos ante el mundo, sobre todo ahora, en momentos en que nuestra comunidad está profundamente conmocionada por la muerte del fiscal Alberto Nisman y por todo lo que tristemente hay alrededor de ella.

La agresión perpetrada contra el hostal chubutense debe ser castigada como corresponde y de acuerdo con la ley, con rigor y sin demoras. Es imperativo que estos actos violentos no se repitan y extiendan. También con respecto de estas repudiables acciones debe existir un claro y rotundo nunca más.

Fuente: Editorial- La Nación

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí