Suicidio fraguado. Por Diego Guelar

Pese a la inicial obsesión gubernamental por avalar la hipótesis de un “suicidio simple” o un “suicidio instigado”, todo indica que estamos frente a un liso y llano “suicidio fraguado”.

La ausencia de un dispositivo eficaz de custodia, la vulnerabilidad de la puerta de servicio, la inexistencia de rastros de pólvora en la mano del fiscal y, por sobre todas las cosas, la expresa “voluntad de vida” de Nisman, son algunas de las evidentes señales que indican la parodia de un suicidio orquestado por su o sus asesinos.

La descalificación previa y posterior a la muerte del Fiscal por parte de todos los voceros del Gobierno agravan este cuadro que se ha convertido en un verdadero escándalo nacional e internacional. Alcanza con leer las noticias de todos los medios de prensa del mundo -con la excepción de los iraníes- para verificar el lastimoso estatus en el que ha caído la Argentina.

Ya no importa la solidez o no de los argumentos contenidos en la denuncia del fiscal, lo importante es la reacción de la mayoría de los argentinos que han reaccionado, esta vez, con indignación frente a la impunidad que reaparece patrocinada desde la cúspide del poder.

¿Por qué la Presidente, que ha hecho uso y abuso de la cadena oficial, no salió a la cabeza del reclamo popular poniendo en duda desde el primer minuto la “hipótesis del suicidio” en la que nadie creía? Por el contrario, fue la primera en abonar esa posibilidad cuando no existía prueba alguna (salvo la burda apariencia) que lo acreditara. Ahora sale a denunciar que le “tiraron un muerto”.

Lincoln decía que “se puede mentir mucho por poco tiempo o poco por mucho tiempo. Lo que no se puede es mentir mucho por mucho tiempo”.

Han pasado 11 años del ciclo contínuo más largo de la historia política argentina desde el derrocamiento de Juan Manuel de Rosas en 1851. Hasta el asesinato del fiscal Nisman, teníamos la posibilidad de transitar este último año en cierta armonía aunque tuviéramos constantemente un ensordecedor batifondo de confusión mediática. Ahora es imposible. La sociedad está agotada de tanto abuso y clama por justicia y verdad.

El fiscal Nisman ha logrado muerto más de lo que quizás hubiera logrado vivo. Respetar su memoria es garantizar que sus asesinos no queden impunes y que se pueda arrojar luz sobre la oscuridad tras 21 años de frustraciones en la causa AMIA. Todas las otra cuentas pendientes se resolverán con tiempo y el trabajo fecundo de todos.

Por Diego Guelar. Es secretario de Relaciones Internacionales del PRO. Fue diputado nacional y embajador ante los Estados Unidos, Brasil y la Unión Europea.

Fuente: Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here