Guido Milán: »Francia todavía sigue en shock»

Guido Milán es argentino, juega en el Metz y le tocó vivir de cerca los atentados que sufrió París. «Acá hay cero racismo, el francés es un pueblo muy respetuoso en esas cosas. Por eso lo que pasó pegó fuerte, nadie los esperaba», contó. 
De a poco el mundo está volviendo a girar con normalidad, pero hace apenas unos días (el miércoles 7) un violento atentado al semanario francés Charlie Hebdo se cobró la vida de 19 personas (12 en la redacción, tres policías y cuatro civiles en un ataque posterior). El hecho sacudió a todos. También a Guido Milán, un argentino de 27 años que desde hace tres vive en Metz, una ciudad ubicada al noroeste del país, cercana a la frontera con Alemania, y es titular en la defensa del equipo que lleva el mismo nombre. Cuando menos lo esperaba, él pasó del Ascenso argentino a Europa y también, sin previo aviso, se encontró cara a cara con el terror, la violencia inusitada y el poco valor por la vida. «Fue terrible. Primero los tiros en la redacción de la revista. Después la escapada, la persecución hasta que aparecieron en una fábrica. Más tarde hubo otra toma de rehenes…parecía una película pero era real. El país estuvo paralizado una semana y todavía ahora sigue en shock», le cuenta a Olé el ex Atlanta.
-¿Cómo te enteraste de lo que había pasado?
-Estábamos en Burdeos haciendo una mini pretemporada porque en Metz, por el frío, las canchas se congelan y es casi imposible entrenar. El atentado nos agarró allá. Salimos de un entrenamiento y tenía un mensaje de mi señora. Ahí prendí la tele y no podía creer lo que veía. Fue algo horrible. Ahora, de a poco, van saliendo adelante, pero fueron días de mucho miedo. La gente no quería salir a la calle porque pasaba algo distinto a cada rato y hasta de los colegios nos mandaron notas avisándonos de que habían reforzado la seguridad.
-El problema vino por los chistes que hacía la publicación que fue atacada sobre los musulmanes. ¿Es normal ese tipo de intolerancia religiosa en Francia?
-No, para nada. Hay cero racismo, el francés es un pueblo muy respetuoso en esas cosas y por eso lo que pasó pegó fuerte, nadie los esperaba. Acá hay creyentes, no creyentes, musulmanes. Todos juntos. Está todo cerca: Argelia, Turquía, Africa. La verdad es que yo la revista no la leía pero sé que era polémica, con ilustraciones un poco ácidas, pero lo que hicieron fue una barbaridad.

Fuente: Diario Olé

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here