Herzog se reúne con Netanyahu y pide Justicia o Comunicaciones

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, y el presidente del Campo Sionista (Laborismo-Hatnuá), Isaac Herzog, se reunieron en la Residencia del Primer Ministro, en Jerusalén, para analizar la posibilidad de establecer un gobierno de unidad.

Mientras que los allegados de Herzog dijeron que no se registraron avances en el diálogo; Netanyahu expresó optimismo sobre la posibilidad de sellar positivamente el proceso.

El ministro de Finanzas, Moshé Kahlon, anunció que los intentos de Netanyahu de ampliar la coalición son serios. Kahlon añadió que se reunió con el primer ministro y que estaba contento de escuchar que las negociaciones para expandir la coalición prosiguen tanto con el Campo Sionista como con Avigdor Lieberman, del partido Israel Beitenu.

Según los reportes, Kahlon está alentando a Netanyahu en esa dirección y a cambio ha aceptado determinar el presupuesto estatal para los próximos dos años -en vez de para uno solo-.

En las negociaciones con Netanyahu, Herzog condicionó el ingreso de su partido al Gobierno a la obtención de los ministerios de Justicia, Cultura o Comunicaciones.

El ministro de Educación, Naftalí Bennett, habría dejado en claro que su agrupación política, el partido religioso nacional Habait Haiehudí, dejará la coalición si su colega Ayelet Shaked pierde la titularidad de la cartera de Justicia, a manos del Campo Sionista.

La movida también ha desatado consternación entre los aliados de Herzog en el Campo Sionista, que creen que si la alianza se suma a una coalición de derecha comprometerá su estatus como alternativa creíble al partido Likud de Netanyahu; como así también entre los miembros de la coalición que perderían la titularidad de carteras ministeriales si las exigencias de Herzog son aceptadas.

Numerosos rumores de que se habría casi sellado un acuerdo con el Campo Sionista, surgieron en los últimos días; pero fueron descartados rápidamente por funcionarios del Likud que indicaron que había demasiadas brechas significativas para cerrar.

Por su parte, Herzog también manifestó que no había visto aún una oferta satisfactoria.

“Durante el último año, se me ha pedido todos los días sumarme al gobierno y he respondido que no me interesa sentarme allí sin una mano sobre el volante. No soy una figurita decorativa”.

Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here