Arqueología: los judíos y el Monte del Templo

La Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (UNESCO) adoptó una resolución parcial y política que no tiene en cuenta la conexión histórica del judaísmo con el Monte del Templo, arroja dudas sobre la conexión judía con el Muro Occidental, y protesta contra los intentos de la Autoridad de Antigüedades de Israel de supervisar las obras de construcción dentro y alrededor del Monte del Templo con el fin de preservar las antigüedades y otros datos arqueológicos.

Se trata de una resolución puramente política formulada por funcionarios palestinos y aceptada por UNESCO tal cual. Sólo busca preservar el patrimonio del Islam, y si bien éste es importante, UNESCO no debe hacerlo a expensas del patrimonio y la cultura judía y cristiana. Esta resolución no reconoce la realidad diaria de Jerusalem ni del Monte del Templo, y su agenda política está en oposición a la propia carta y la misión de proteger y promover la ciencia, la cultura, la educación y el patrimonio de UNESCO.

Los acontecimientos de las últimas décadas demuestran que las autoridades musulmanas en el Monte del Templo, que oficialmente están bajo los auspicios de los jordanos pero en la práctica son controlados por la Autoridad Palestina y Hamas, no tienen ninguna preocupación por preservar siquiera su propio patrimonio arqueológico, o por promocionar la educación, la ciencia, y la cultura en el lugar.

En 1999, las autoridades musulmanas excavaron un hoyo gigantesco en la zona sur-oriental del Monte del Templo usando excavadoras y extrayendo 400 camiones llenos de basura. Esto se hizo sin ningún tipo de control o supervisión arqueológica, y, en consecuencia, establecimos el Proyecto Tamizar el Monte del Templo con el fin de salvar, preservar y estudiar la gran cantidad de artefactos arqueológicos enterrados en este terreno y desechados. Recuperamos cientos de miles de artefactos de este suelo que datan de los períodos del Primer y Segundo Templo judíos y posteriores, incluyendo artefactos de la era musulmanes y cristianos que fueron desechados.

Un objeto musulmán muy interesante que data del siglo 18 que se encontró es un sello del prominente Qadi (Juez) musulmán, que también sirvió como adjunto del Mufti de Jerusalem. Su nombre era Sheick ‘Abd al-Fattah al-Tamimi. El administrador actual de la Waqf, Sheick Mohammed Azzam al-Khatib al-Tamimi, actual director del Waqf islámico de Jerusalem, es de la misma familia, y puede ser uno de sus descendientes. Es irónico que los arqueólogos judíos sean los que preservan el patrimonio del Waqf islámico que fue abandonado y descartado por el propio Waqf.

sellos-siglo-xviiiSello del siglo 18 del Sheick ‘Abd al-Fattah al-Tamimi – La existencia de los Templos judíos está fuera de toda duda. Hay evidencia sustancial de numerosas fuentes históricas que los testigos, incluidos historiadores paganos no influenciados por la tradición judía o cristiana, como Beroso (siglo 3 aC), Menandro de Éfeso (siglo 2 aC), Hecateo de Abdera (c . 300 aC), Mmaseas de Patara (c. 200 aC), Diodoro de Sicilia (siglo 1 aC), Estrabón (siglo 1 aC), Tácito (siglo 1 dC) y muchos otros.

A pesar de que no es posible en el clima político actual llevar a cabo una excavación arqueológica adecuada en el Monte del Templo, muchos hallazgos arqueológicos apoyan el hecho casi universalmente aceptado: es el sitio de los Templos judíos. Muchos de los artefactos provienen del Proyecto Tamizar Monte del Templo, y otros muchos aun pueden verse, ya sea en el Monte del Templo, encontrados accidentalmente durante las restauraciones, o en excavaciones arqueológicas en los sitios de alrededor.

A continuación, una muestra de artefactos de entre muchos otros
inscripcion-advertencia

Inscripción de Advertencia en el Templo – En 1871, el arqueólogo francés Clermont-Ganneau encontró una inscripción en griego que advertía a los gentiles de no entrar más en el recinto del templo. Este tipo de inscripciones también fueron vistos por el 1ª historiador del siglo CE, Flavio Josefo (Guerra 5, v, 2; 6 Guerra, II, 4; 15 Antigüedades, xi, 5).

Inscripción Beit Hatekia – El arqueólogo profesor Benjamín Mazar en 1972 encontró esta inscripción en hebreo que se había caído de la esquina sur-occidental del Monte del Templo y se encontró en los escombros excavados por arqueólogos en las cercanías. La piedra lleva la inscripción “lebeit hatekia lehakhriz” que significa “a la casa que sopla la trompeta para anunciar”. Historiadores judíos y fuentes rabínicas describen la costumbre de sonar las trompetas del Monte del Templo con el fin de anunciar la hora del shabat y los días festivos sagrados (Sukka 5: 5; Talmud de Babilonia Shabat 35: 2; Tosefta Sukka 4; Wars IV, X, 12).

Sello DKA LYH – En 2011, el arqueólogo Eli Shukrun encontró un pequeño objeto de arcilla cocida sellado con una inscripción con las letras hebreas דכא ליה ( “DKA LYH” o “Deka Leyah”) en un túnel de drenaje a los pies del extremo sur del Muro occidental. Estudioso del Talmud, el Prof. Shlomo Naeh, convincentemente demostró que se trata de un objeto único que se utilizó como ficha / bono que permitía a los sacerdotes administradores del templo realizar un seguimiento del comercio relacionado con las ofrendas de sacrificio. Esta práctica se documenta en la Mishná, la primera redacción por escrito de la Ley Judía Oral que data del año 200 EC (Shekalim 5: 3-5). La inscripción en el sello marca el tipo de sacrificio: “Dekhar” (RAM), “Aleph” (el primer día de la semana) y “Yehoyariv” (una de las veinticuatro familias de los sacerdotes que trabajaban en turnos en el templo).

Campanilla de Oro del Sumo Sacerdote – En la misma excavación en el túnel de drenaje hecha por Eli Shukrun, se encontró una campanilla de oro que data de la época del Segundo Templo. No hay precedente para este artefacto en ninguna excavación en Israel. El único conocimiento que tenemos de un objeto así es de la descripción bíblica de las campanas cosidas a la prenda usada por el sumo sacerdote (Ex. 28: 33-34).

Miqvaot – Numerosos Miqvaot (baños judíos de inmersión de rituales de purificación) se encontraron en las zonas que rodean el Monte del Templo. También hay documentadas cavidades subterráneas y encima del Monte del Templo supervisadas por exploradores en el siglo 19. Una cisterna menos conocida que está directamente debajo de la mezquita de Al-Aqsa fue hallada por el Departamento de Antigüedades del Mandato Británico en la década de 1940, pero nunca se publicó. Hallamos la documentación de esta miqveh en los archivos del Departamento de Antigüedades británicos y la publicamos en 2008.

Arquitectura Herodiana – Varias localizaciones sobre el Monte del Templo, en especial los pasillos de entrada de Doble Puerta bajo la mezquita de Al-Aqsa, preservan hasta hoy uno de los mejores ejemplos del arte Herodiano grabado en piedra. Varias puertas del Monte del Templo aún conservan hoy restos de las puertas del período del Segundo Templo Tardío.

El sector del Muro Oriental del Período del Primer Templo – Los pasos inferiores al norte y al sur de la Puerta Dorada en el muro oriental están fechados por los estudiosos del Monte del Templo en el Período del Primer Templo (véase Leen Riymeyer, La búsqueda 2006). El diseño de estas piedras se asemeja a las piedras de mampostería en las paredes de otros sitios que datan del período del Primer Templo.

Fosa residual del Período del Primer Templo en la vertiente oriental del Monte del Templo – En el año 2009, descubrimos un antiguo pozo de desechos en las laderas del Monte del Templo, que produjeron un importante material arqueológico que data del siglo X BCE (la época del rey Salomón) al siglo VII BCE. Los hallazgos incluyen una única impresión de un sello, con una inscripción que describe un impuesto que se daba al Rey de la ciudad de Gibeo’n. Según las descripciones bíblicas, la casa del rey también se encontraba en el Monte del Templo.

Objetos del Período del Primer Templo hallados en la zanja de cableado eléctrico de la Waqf – Durante la excavación del Waqf de una zanja en el año 2007 bajo la supervisión de la Autoridad de Antigüedades de Israel, se encontró un importante grupo de objetos del período del Primer Templo justo al sureste de la plataforma elevada del Monte del Templo. Incluía cerámica, huesos y fragmentos de figurillas que datan del siglo 6 aC, los últimos días del período del Primer Templo.

Una cisterna de agua en la esquina sureste de la Plataforma Elevada – Una gran cisterna de agua subterránea documentada por los investigadores del siglo 19 fue recientemente fechada por el arqueólogo Tzvika Tzuk en el período del Primer Templo de acuerdo con cisternas de agua de forma similar recuperadas en otros sitios.

Objetos Desechados del Suelo del Monte del Templo
Lo siguiente fue encontrado por el Proyecto Tamizar Monte del Templo

14templeImpresión de Sello Imer – La evidencia más directa jamás hallada del Primer Templo proviene de una pequeña impresión de un sello de arcilla asociado originalmente a un saco de tela, que posiblemente contenía plata u oro. El sello lleva la inscripción: “Perteneciente a) […] lyahu (hijo de) Immer”. La familia Immer era una familia sacerdotal conocida al final del período del Primer Templo, alrededor del siglo VII – VI BCE. Pasur hijo de Imer es mencionado en la Biblia como “agente principal en la casa de Dios” (Jer. 20: 1). Se puede suponer que este objeto selló algunos bienes preciosos que se conservaban en el tesoro del Templo, administrado por los sacerdotes. Este sellado es la primera evidencia de la antigua escritura hebrea del Monte del Templo y de la actividad administrativa que tuvo lugar en el Primer Templo.

Objetos de la época del rey Salomón – Algunos de los objetos encontrados por el Proyecto Tamizar datan de los siglos X-IX aC, la época del rey Salomón, constructordel Primer Templo, y sus sucesores. Estos artefactos son raros en Jerusalem y han aportado pruebas críticas en el acalorado debate sobre el tamaño de Jerusalem en este período. Algunos eruditos en el pasado dudaron de que el Monte del Templo estuviera anexado a Jerusalem durante el siglo X aC. Sugieren que Jerusalem no era una ciudad capital, sino más bien un pequeño pueblo. Estos objetos contradicen esta afirmación minimalista y confirman el relato bíblico respecto a Jerusalem durante este período. Los hallazgos incluyen fragmentos de cerámica, un sello de piedra raro de forma cónica, y una extraña punta de flecha.

Moneda de plata de medio shekel – Desde la época del Segundo Templo el Proyecto Tamizar ha recuperado más de 800 monedas judías. Muchas de las monedas de finales del período del Segundo Templo parecen estar quemadas, probablemente como consecuencia del incendio que llevó a la destrucción del Templo. Un hallazgo particularmente interesante es una moneda de plata rara acuñada durante el primer año de la gran revuelta judía contra Roma (66/67 C. E.). La moneda representa una rama con tres granadas y una inscripción en la antigua escritura hebrea que dice “santa de Jerusalén” (ירושלמ קדשה). El reverso de la moneda representa los vasos del templo con la inscripción “medio shekel” (חצי השקל).

Estas monedas de medio shekel fueron utilizadas para pagar el impuesto del Templo durante la Gran Revuelta, reemplazando al shekel de Tiro utilizado anteriormente. Parece que estas monedas de medio shekel fueron acuñadas por las autoridades del Templo en el Monte del Templo mismo. Este impuesto de medio shekel del santuario, que se menciona en el Libro del Éxodo (30: 13-15), requiere que todos los varones paguen la mitad de un shekel al Templo Santo una vez al año. Nuestra moneda de medio shekel está bien conservada, pero tiene cicatrices de la conflagración que destruyó el Segundo Templo en el año 70 C. E.

Fragmento de vasija con menorá – Un fragmento de vasija con un símbolo parecido a la menorá del Templo se halló en el cribado. Con base y textura de arcilla, datado en el período de dominio bizantino sobre Jerusalem, de 324 a 640 CE o al principio del Primer Periodo Islámico (siglo CE 7 y 8) el fragmento muestra que, incluso entonces había una conexión con el Templo judío que había sido destruido.

Pavimentación Herodiana en las Cortes del Templo – Cientos de baldosas de piedra opus sectile fueron encontradas en la criba. Opus sectile (latín: “trabajo de cortado”) es una técnica en la pavimentación de suelos con patrones geométricos utilizando lujosos azulejos policromos meticulosamente cortados y pulidos. Muchos de los azulejos se han fechado en el período de finales del Segundo Templo basado en los paralelos que se encuentran en los palacios herodianos. Sus dimensiones se basan en fracciones del pie romano (c. 29,6 cm). Flavio Josefo, escribiendo sobre los cortes abiertos que rodean el templo, dice, “Dichos órganos enteros que fueron expuestos al cielo se colocaron con piedras de todo tipo” (Guerra judía 5: 2). Últimamente hemos conseguido reconstruir algunos de los patrones de estos pisos especiales usando principios geométricos y con similitudes encontradas en los diseños de suelo utilizados por Herodes en otros sitios.

Vinculación judía con el Monte del Templo después de la destrucción del templo

Las fuentes rabínicas judías durante todos los siglos después de la destrucción del Segundo Templo en el año 70 EC indican que el sitio era el centro de oraciones y pensamientos judíos. Además, varias inscripciones de graffiti judíos se encontraron dentro del Monte del Templo hechas por peregrinos judíos durante los períodos medievales. Esto es a pesar de las dificultades y prohibiciones impuestas sobre los judíos que habitaban y visitaban Jerusalem. Estas inscripciones indican una vinculación continua del pueblo judío a su lugar más sagrado.

Documentos encontrados en Geniza de El Cairo nos hablan de los residentes judíos de Jerusalem durante el período Islámico Temprano que tenían la costumbre de rodear el Monte del Templo y rezar frente a la puerta del Monte del Templo. Uno de los más prominentes rabinos judíos en la época medieval, el Rambam, escribió que entró en el Monte del Templo y se comprometió a celebrar un día anual de fiesta privada para esa ocasión.

Resumen

Como se menciona anteriormente, debido a las fuentes históricas completas y las tradiciones judías, cristianas y musulmanas sobre el Monte del Templo, no es necesaria evidencia arqueológica para probar la existencia del Templo judío en el Monte del Templo. Desafortunadamente, la agenda de Negación del Templo creada hace 20 años y promovida por políticos y líderes religiosos palestinos logró ampliarse a algunos estudiosos árabes y al parecer ahora también ha sido adoptada por UNESCO. Dado que alegan que nunca se halló ninguna evidencia arqueológica que demuestre la existencia de Templos judíos en el Monte del Templo, es importante aportar esta prueba y la investigación en relación con estos objetos muy reales al público en general.

Fuente: The Times of Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here