Las pericias sobre la muerte de Nisman se graban en un «set de TV» con varias cámaras y normas extremas de seguridad

«Es como un estudio de televisión, todo lo que pasa ahí adentro queda grabado». La definición pertenece a uno de los peritos que trabaja en la revisión de las pruebas sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman, ocurrida cuatro días después de haber acusado a Cristina Kirchner por encubrimiento en el atentado a la AMIA. Las reuniones se llevan a cabo todos los miércoles, en el edificio Centinela de la Gendarmería, bajo un estricto y cuidadoso protocolo de seguridad. Son más de treinta personas involucradas, entre peritos oficiales y de parte. Todo lo que ocurre en la sala de reuniones queda grabado. Y se detalla en un acta que recibe la fiscalía al día siguiente de cada encuentro. Con todo, las medidas no logran evitar las filtraciones. Las conclusiones de los estudios podrían conocerse durante el mes de septiembre, pero ya hay certezas de algo: hubo «desprolijidades» que afectaron la investigación judicial.

La última novedad que arrojó la pericia toxicológica fue la presencia en el cuerpo de Nisman de ketamina, una sustancia con fines anestésicos. Según pudo saber Infobae de fuentes de la investigación, se hizo una contraprueba para que no haya dudas. El informe parcial remitido al fiscal no precisa cantidades. Tampoco hay datos sobre la data de la ingesta. El hallazgo, coinciden las fuentes, confirma que hubo irregularidades en el trabajo de los expertos designados por la Corte Suprema.

Los peritos también comprobaron la presencia de clonazepam, aunque ese dato ya había surgido en la primera etapa de la investigación, cuando la causa estaba a cargo de la jueza Fabiana Palmaghini y la fiscal Viviana Fein.

La filtración sobre el dato de la ketamina puso en alerta a los responsables de las pericias y se reforzaron todas las medidas de seguridad. ¿Cuáles son? Todas las reuniones en el edificio de Gendarmería se graban con tres cámaras, aunque hay un solo operador en el lugar que manipula una de las cámaras. Siempre es la misma persona.

También se utilizan otras dos cámaras de la marca Gopro que permiten captar imágenes con mayor amplitud. El contenido luego se vuelca a CD. Una copia se entrega regularmente en la Fiscalía y otra se guarda con el resto de las pruebas sensibles. «Todo lo que se dijo y se hizo dentro de esa sala está grabado», explicó uno de los investigadores.

Los peritos de la Gendarmería fueron seleccionados de manera exhaustiva y deben cumplir con un acuerdo de confidencialidad firmado previamente.

Además de los peritos oficiales, en todas las reuniones hay representantes de las tres partes: la mamá del fiscal, sus dos hijas, y el asesor informático Diego Lagomarsino. Todos tienen asignados lockers para guardar sus pertenencias.Eso restringe la presencia de celulares y otro tipo de dispositivos de grabación que no sean los oficiales.

Las reuniones en Gendarmería duran varias horas. Muchas veces, terminan a la semana siguiente. Pero al final siempre se redacta un acta y se lee delante de la cámara principal.

En la reunión de ayer, según pudo saber este medio, se comenzó con la pericia psicológica, otra de las pruebas clave para la investigación. También se intenta determinar en esta instancia el horario de la muerte del fiscal. «No es verdad lo que se dijo de las 3 de la madrugada del domingo (18 de enero de 2015). No es posible determinarlo con tanta precisión. Se evalúa nuevamente un rango», aseguró una fuente que conoce los avances de la investigación. Las diferencias surgen básicamente del método de análisis utilizado.

El último paso, antes del informe final para saber finalmente sial ex fiscal lo mataron o se trató de un suicidio, será la reconstrucción del hecho. Para eso se utilizará una maqueta con las mismas dimensiones del baño del departamento de la torre Le Parc.Los investigadores esperan llegar antes de octubre. «La fecha del informe final puede variar porque se siguen agregado puntos de pericia», se atajan los expertos. La última palabra la tendrá otra vez la Justicia.

 

Vía Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here