Gusti Yehoshua Braverman: «La prensa internacional es injusta, tiene un doble estándar»

La presidenta del Departamento de Actividades para la Diáspora de la Organización Sionista Mundial, Gusti Yoshua Braverman, está en Buenos Aires y le concedió una entrevista a La Cadena Judía de Información Vis a Vis en un hotel del barrio Recoleta, en el que también participó Alejandro Mellincovsky, coordinador para Argentina de la Organización Sionista Mundial (OSM).

Braverman, quien además estará presente en la inauguración del Seminario Rabínico Latinoamericano, se refirió al trabajo en conjunto con la comunidad judía argentina y destacó la buena voluntad de las nuevas autoridades de la Organización Sionista Argentina (OSA) «para hacer una reestructuración y generar un plan más relevante y adecuado al siglo XXI que pueda expresar el vinculo entre los jóvenes y el Estado de Israel».

A su vez, se refirió con mucho entusiasmo sobre el proyecto «Mochileros en la Kehilá», de la «prensa injusta y no ecuánime» y acerca de la imagen de Israel, el aumento del antisemitismo y de la inminente visita de Benjamín Netanyahu a nuestro país.

– ¿Cuáles son los objetivos de un nuevo viaje a la Argentina?

– Los objetivos como siempre son trabajar en forma conjunta con la comunidad judía argentina e intensificar la identidad sionista. A través de las reuniones que mantendré con los distintos dirigentes ver de qué forma podemos lograr el objetivo: generar un vinculo entre la comunidad judía local e Israel. En este caso hay un objetivo concreto que es trabajar con la OSA. Además, vengo a la inauguración del Seminario Latinoamericano Reformista. Cuantas más instituciones haya para la capacitación de líderes judíos es un crecimiento para la integración y es importante que haya cada vez más espacios en dónde se habla del sionismo y del Estado de Israel.

¿Cómo observa el trabajo de la OSM y de la OSA en nuestro país?

Hoy en día hay mucha más voluntad en la OSA para hacer una reestructuración y generar un plan más relevante y adecuado al siglo XXI que pueda expresar el vinculo entre los jóvenes y el Estado de Israel- Nosotros vemos a la OSA como un brazo de la OSM. Entre los programas destacados que realiza la OSM está «Mochileros de la Kehilá» que muestra cómo se puede trabajar en conjunto.

¿Cómo está funcionando ese proyecto?

– Primero quiero aclarar que el plan sólo esta funcionando en América Latina, principalmente en Argentina, y esta idea surgió a partir de que 40 mil jóvenes están paseando por Argentina, generalmente después de la Tzavá (servicio militar). Estamos hablando de gente muy valorable que realizó el servicio militar, que estuvo como voluntariado en instituciones educativas, movimientos juveniles, etc. En mis distintas visitas a la Argentina entendí que hay comunidades pequeñas, que algunas tienen 70 familias, que no tienen ningún vínculo estrecho con el Estado de Israel. No es que no lo quieren tener, sino que no tienen la posibilidad de tenerlo. En base a eso vimos que puede ser muy útil el programa de «Mochileros en la Kehilá». Que avancemos en una forma de encuentro entre los mochileros israelíes, ahí sí se va a generar la relación estrecha con el Estado de Israel y las comunidades judías del interior. Es importante aclarar que los mochileros son voluntarios, que no se les paga un sueldo por venir a la Argentina, y que antes de llegar pasan por un proceso de selección y, además, tienen capacitaciones intensivas en Israel y Argentina.

– ¿Cuál va a ser la demanda para los rabinos reformistas-conservadores en el Seminario Rabínico Latinomericano Reformista?

– Hay lugar para otros rabinos liberales porque veo que hay gente que no pertenece ni a los conservadores, reformistas u ortodoxos. Hay demanda para eso y ya existen comunidades y rabinos que tienen la concepción de mundo. Hay lugar para una institución teológica, desde esa concepción del mundo y de ver las cosas es reformista. A medida que tenga más visibilidad pública esa corriente se va a ir incrementando de a poco la demanda.

– La imagen de Israel ha empeorado en los últimos tiempos, ¿se lo atribuye a políticas de Gobierno, mala comunicación o a los medios de prensa?

– A todos. Primero quiero referirme a la prensa internacional, es una prensa injusta: no es ecuánime, tiene un doble estandar y se fijan en cosas sobre Israel que con otros países no sucede. Mirá el tratamiento que se hace con respecto a los palestinos, pero ahora en Siria hay un genocidio que están matando a centenares de miles de personas y no están haciendo absolutamente nada. Israel es uno de los pocos países que se preocupan por los seres humanos que sufren. Los medios de comunicación resaltan las cuestiones negativas, yo quiero saber si hablan de los heridos sirios que atiende Israel. Antes de hablar exclusivamente sobre el Gobierno israelí tenemos que tener en cuenta que no es sólo la coyuntura del Gobierno de Israel, sino que hay un partner que tampoco ayuda y que es problemático. Ahora refiriéndome propiamente a las políticas de Gobierno creo que la construcción de asentamientos y la asignación de fondos presupuestarios para la construcción de los asentamientos es un error grosero. También todo lo que tiene que ver con la no separación de religión y Estado; el espacio conjunto entre hombres y mujeres el Kotel y las leyes de conversión, lo único que hacen es una humillación para la diáspora liberal, que es la mayoría del judaísmo. Con estas decisiones, lo único que hacen es alejar al judío de la diáspora.

– ¿Cree que el crecimiento del antisemitimo, que se refleja en las redes sociales, puede tener relación con lo hablando anteriormente?

– Sí, sí, sí…siempre existió el antisemitismo y ahora se ve reflejado en las redes sociales. El asunto no son las redes sociales, sino que cuanto más nos alejamos de la Shoá menos vergüenza hay de hacerlo. Antes no era políticamente correcto destacar el antisemitismo de cada uno, ahora sí. El antisemitismo tomó una nueva forma, el antisionismo.

– ¿Cree que el judío de la diáspora perdió algunos valores relacionados con el judaísmo?

– Seguro. No es solo acá, también es en Israel. Estamos hablando de un diálogo muy polarizado. El mundo es más global y hay mas movilidad, entonces sucede que los judíos comienzan a tener relaciones con personas no judías, así se generan los casamientos mixtos.  Además, hay judíos, que tienen una vida judía, que prefieren esconder quiénes son por miedo a represalias…

– ¿Esto sucede ahora?

– Sí, pero no solo acá, también en Israel. Antes uno tenía una pertenencia a una comunidad. Ahora los jóvenes no tienen una pertenencia a algo específico.

– Estamos en vísperas del viaje de Benjamín Netanyahu a la Argentina, ¿qué significa este acercamiento entre el Gobierno argentino y el de Israel?

– Debo decirte que me sorprendí que fuera la primera vez que un primer ministro visite la Argentina. Me sorprendí más que nada porque la Argentina no es un país pequeño, al contrario en un país importante, pero como decímos en hebreo: más vale tarde que nunca.

– ¿Por qué cree que no sucedió una visita a nuestro país anteriormente de un primer ministro israelí?

– Si vos le preguntas al israelí promedio te va a comentar acerca del secuestro de Eichmann, de los atentados a la Embajada de Israel y a la AMIA. Pero más allá de eso hay una percepción de buenas relaciones entre ambos países. El ciudadano israelí no sabe la historia bilateral entre Argentina e Israel.

– Por último, vino a la Argentina con ideas y proyectos, ¿cómo se volvería conforme?

– Nosotros queremos que suceda y que se puedan implementar la mayoría de los proyectos en Argentina, por eso tiene que estar la presencia de Israel. Israel no creció por casualidad, hubo sangre de jóvenes que lucharon para que se pueda desarrollar y crecer el país. Pero  lo que tienen que tener en claro es saber diferenciar la política coyuntural, el sionismo y la idea del Estado de Judío.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here