Israel niega que Moscú haya rechazado el pedido de mantener a Irán lejos de la frontera

Un alto funcionario israelí negó reportes de que Rusia haya rechazado la demanda de Jerusalén de asegurar que a las fuerzas iraníes y a los grupos armados chiíes reclutados y apoyados por Irán no se les permita operar a una distancia de entre 60 y 80 kilómetros de la frontera siria con Israel en los Altos del Golán.

La exigencia fue planteada inicialmente por Israel en el mes de julio, cuando las negociaciones estaban en marcha para un acuerdo de cese del fuego en el sur de Siria, entre el régimen del presidente Bashar Assad y los rebeldes sirios, bajo los auspicios de Washington y Moscú.

El mes pasado, el primer ministro, Biniamín Netanyahu, se reunió con el presidente ruso, Vladimir Putin, en la ciudad balnearia de Sochi, a orillas del Mar Negro, para discutir el afianzamiento fuerzas iraníes y las milicias chiíes respaldadas por Irán en Siria y para exponer la posición de Israel.

“Israel está satisfecho con las conversaciones en Sochi”, expresó el funcionario, que prefirió mantenerse en el anonimato.

Según los reportes del Canal 2 de la televisión y del periódico Haaretz, Rusia rechazó el pedido de Netanyahu. En cambio, Moscú se comprometió únicamente a mantener a las fuerzas iraníes a cinco kilómetros de la frontera en las Alturas del Golán.

Israel quería una zona de amortiguamiento de entre 60 y 80 kilómetros de la frontera en los Altos del Golán y ha estado advirtiendo repetidamente contra las ambiciones militares de Irán en la zona y contra el plan de Teherán de establecer un “corredor” territorial hasta el Mediterráneo, y una mayor presencia iraní en la frontera norte de Israel, según los reportes.

Netanyahu se opuso al acuerdo de cese del fuego, poniéndose públicamente en desacuerdo con el presidente estadounidense, Donald Trump, al considerar que no abordó suficientemente las necesidades de seguridad de Israel.

La inteligencia israelí estima que los iraníes tratarán de establecer una presencia militar y de inteligencia más cercana a la frontera para permitir la apertura de un segundo frente contra Israel en caso de otra conflagración entre el Estado judío y la organización terrorista chií Hezbollah respaldada por Irán en el Líbano, apuntó Haaretz.

Irán destina alrededor de 800 millones de dólares anuales a Hezbollah y otros cientos de millones de dólares al régimen de Assad, a las milicias chiís que combaten en Siria e Irak y a los insurgentes chiíes houthíes en Yemen. (También apoya a las organizaciones terroristas Hamas y Jihad Islámica en la Franja de Gaza con un monto de 70 millones de dólares anuales).

 

Vía Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here