Gabriel Chocrón: «Estas elecciones presentaron sólo 2 opciones: Bibi o no Bibi»

Elecciones en Israel 2019

Vis a Vis entrevistó a analistas nacionales e internacionales para que nos entreguen su visión sobre lo sucedido en las elecciones de Israel.

El director ejecutivo de Aurora, el periodista Gabriel Chocrón, nos brindó desde Israel su análisis sobre Netanyahu, Gantz y la caída de Avodá.

¿Por qué crees que después de cuatro gestiones se vuelve a votar al Likud y sus aliados?

La realidad es que la mayoría del público israelí tiene hoy posturas de centro-derecha, en especial tras el trauma de la época de la Segunda Intifada y las oleadas de atentados terroristas. La izquierda no ha sabido dar una verdadera respuesta a estas tendencias y no logra presentar una propuesta llamativa para la población general y en especial a la gente de la periferia.
Además, Netanyahu ha logrado posicionarse frente a gran parte del público israelí como un líder de posturas fuertes, que sabe hacer frente a las amenazas contra Israel en todo el mundo y que ha logrado llevar al país a una época de prosperidad y estabilidad económica importante y a un lugar bastante elevado entre las naciones del mundo. En esto ha aportado mucho la llegada de Trump y el hecho que, gracias a la amistad entre ellos, Israel haya obtenido el reconocimiento americano en dos puntos clave: Jerusalén como capital del país y la soberanía en los Altos del Golán que fue reconocida pocos días antes de las elecciones.

¿Crees que la irrupción de Gantz se debe como en otras partes del mundo a la «ausencia» de alternativas tradicionales?

Gantz logra entrar en la política israelí de forma tan notable al haber sido la cabeza de la institución que está más dentro del consenso israelí: el ejército. Gantz salió del ejército con una imagen muy positiva en el público y, frente a un líder fuerte como Netanyahu, solo alguien con una imagen consolidada como Gantz podía posicionarse como una alternativa.

¿A qué crees que se debe la caída de Avodá?

Estas elecciones se presentaron frente al público como una decisión simple con solo 2 opciones: Bibi o no Bibi. Y quienes no querían a Bibi debían apoyar a Gantz como única alternativa.
Al mostrarse como un duelo bilateral y no una contienda multilateral, en general todos los partidos, a excepción del Likud y el recién formado Kajol Laván, se convirtieron solo en actores secundarios en esta disputa. De hecho, los únicos que lograron mantener su fuerza, fueron los partidos ortodoxos que tienen un público cautivo que sigue los lineamientos de sus líderes religiosos.

La gran mayoría de simpatizantes de Avodá, incluso aquellos que han apoyado al partido por décadas, prefirieron dar su voto a la alternativa fuerte contra Netanyahu y no a un tercer actor que no iba a llegar a ser protagonista.

Gabriel Chocrón es el Director ejecutivo de Aurora, el diario digital israelí en español

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here