56 rabinos ortodoxos de Israel firman una carta de apoyo a una...

56 rabinos ortodoxos de Israel firman una carta de apoyo a una niña transgénero acosada en una escuela

Más de medio centenar de rabinos ortodoxos apoyaron por carta a una menor israelí transgénero que ha sido víctima de amenazas y agresiones de sus compañeros de instituto por su condición, informó hoy el periódico israelí “Haaretz”.

En una declaración inédita, 56 religiosos pertenecientes a la confesión judía ortodoxa, que tiende a defender posiciones conservadoras, mostraron su apoyo a Osher Band, una adolescente transexual de 15 años de la ciudad israelí de Ashkelon que hace seis meses que no va a clase por la violencia y la discriminación que ha sufrido por parte de algunos estudiantes.

“Nosotros, los rabinos ortodoxos y las esposas de los rabinos, estamos conmocionados y apenados por la violencia que has sufrido debido a tu identidad como mujer transgénero”, expresaron en una misiva enviada al Ministerio de Educación y al director del centro escolar de la joven.

Según los religiosos, la Torá (el Pentateuco) enseña “a amar al prójimo como a ti mismo”, a “respetar a cada persona” y a cuidar a “cada hombre, mujer, niña o niño”, especialmente a todos aquellos que se encuentran “en una situación social frágil, como las personas transgénero”.

En la carta, los rabinos instaron también a las autoridades educativas israelíes a “tomar medidas prácticas para garantizar que cuando los estudiantes vean lidiar con su identidad a niños y niñas transgénero comprendan que esto es natural y les apoyen, en lugar de acosarlos”.

La misiva de los religiosos fue bienvenida por el director de la Organización de Jóvenes LGTBQ de Israel, Ofer Neuman, quien vio la carta “como una iniciativa que demuestra que el judaísmo es igualitario y lleno de amor”, aunque, “desafortunadamente, se usa a menudo para propagar el odio y la LGTB-fobia”.

A inicios de curso, Osher Band fue agredida en su instituto e incluso se la amenazó con un cuchillo, con lo que se quedó en casa por temor, tras lo que su madre recibió recientemente un aviso de las autoridades israelíes en el que la advertían de las consecuencias penales que tenía no llevarla a clase.

Tras volver hace una semana al centro de secundaria, la adolescente fue agredida por una chica de su curso, tras lo que tuvo que ser hospitalizada por una conmoción cerebral, señala “Haaretz”, que añade que durante este tiempo no se ha encontrado otro centro escolar alternativo para acoger a la chica.

Haaretz

Sin comentarios

Deje una respuesta