Familia de adolescentes asesinados por terroristas en Sri Lanka, crearán una fundación para ayudar al hospital que los atendió

El hermano y la madre de Amelie Linsey, de 15 años, y de Daniel Linsey, de 19, que murieron en los atentados de Sri Lanka, dicen que iniciarán una fundación para apoyar al hospital de Colombo donde llevaron los cuerpos de los adolescentes.

El hermano y la madre de dos hermanos judíos de Londres asesinados en los atentados del domingo de Pascua en Sri Lanka han hablado del momento en que se enteraron de la muerte de Amelie, de 15 años, y Daniel, de 19, así como de sus planes para establecer una fundación en su memoria.

“Me despertaron gritando: caos“, dijo David Linsey al Daily Mail. “Mi hermano pequeño Ethan y mi madre estaban histéricos de dolor. Mi hermano me contó lo sucedido. Mi madre no podía hablar. Dijo que habían muerto”.

El grupo terrorista Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad de los ataques suicidas del domingo contra tres iglesias y tres hoteles de lujo, en los que murieron al menos 253 personas y cientos más resultaron heridas.

Los adolescentes Linsey se encontraban entre los ocho británicos muertos en el ataque mientras estaban de vacaciones con su padre. David y su madre, junto con Ethan, de 11 años, no viajaron porque su hermano quería quedarse en casa durante las vacaciones de Semana Santa.

Los niños fueron criados en la fe judía de su padre, aunque su madre es católica.

“No había una guerra de tradiciones“, dijo David. “Celebramos Januca. También celebramos la Navidad. Cada uno reconoce la fe del otro. Siempre llevábamos a mi madre a la iglesia el día de Navidad“.

Angelina Linsey, la madre de Daniel y Amelie, habló de sus “hermosos hijos” y su orgullo de que Daniel había superado las dificultades de aprendizaje para ser aceptado en la universidad.

“Para mí, lo importante era que no tuvieran miedo, que nunca temieran hacer nada y llevaran las cosas tan lejos como quisieran“, dijo Angelina.

Las Linsey planean establecer una fundación para apoyar el hospital de Colombo donde se llevaron los cuerpos de Daniel y Amelie.

“Mi papá sugirió llamarlo ‘El amor es la respuesta’ por la canción favorita de él y de mi hermana“, dijo David. “Mi papá tenía un vínculo particularmente estrecho con mi hermana. Ella siempre fue la niña de papá”.

“Creo que debería llevar sus nombres. Llámenlo Fundación Amelie y Daniel Linsey, para que sigan viviendo. Queremos saber de ellos. Es muy importante que recordemos a las víctimas locales también. Sabemos sobre los ocho británicos que murieron, pero ni siquiera conocemos los nombres de los habitantes de Sri Lanka“, agregó David.

Daniel y Amelie fueron elogiados el miércoles en el Parlamento británico.

“Si bien el objetivo de esta atrocidad era claramente cristiano, las bombas de los terroristas no discriminaron“, dijo el legislador Howard Leigh en la Cámara de los Lores. “La familia Linsey era miembro de mi sinagoga. Compartieron las mismas clases que mis hijos. Amelie celebró su bat mitzvá en marzo pasado, leyendo con aplomo, madurez y calidez de nuestros rollos de la Torá“.

Añadió: “Daniel estaba especialmente interesado en las festividades judías. Vino a nuestra sinagoga antes de Purim … para ayudar a nuestro personal a prepararse para las fiestas de la noche. Nos hemos comprometido como comunidad a ofrecer nuestro amor y apoyo a la familia Linsey y hacer todo lo que podamos en cada paso del camino. La comunidad judía está acostumbrada a aconsejar a los dolientes afectados por la bomba de los terroristas, y este es otro capítulo en este triste y lamentable libro“.

El padre de los hermanos, Matthew Linsey, dijo a CNN el jueves sobre el momento en que su hotel fue atacado.

“Cuando la bomba explotó, es difícil de describir … Es como una ola que viene por presión“, dijo.

“De hecho, ellos bajaron al buffet y me trajeron la comida, me sirvieron el plato. Luego dije que quería un poco más. Mi hija se ofreció a traerme, y luego la bomba estalló y ambos corrieron hacia mí“.

Decir que su instinto era salir “lo antes posible“, dijo Linsey, “tal vez debería haberme quedado y cubrirlos con mi cuerpo“, y agregó que después de una segunda explosión cerca del ascensor del hotel, “ambos estaban inconscientes“.

“Mi hija parecía estar moviéndose, mi hijo no. Una mujer se ofreció a llevar a mi hija a la ambulancia. Necesité ayuda para mover a mi hijo. Alguien me ayudó a bajarlo por las escaleras y ambos terminaron en el mismo hospital. Viajé con mi hijo al hospital“.

En el hospital, Linsey dijo que “gritó pidiendo ayuda” y perdió la voz, y agregó que “la gente fue muy servicial … hicieron todo lo posible. Fueron muy eficientes y muy amables“.

Times Of Israel/Enlace Judío

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here