Israel es el primer país en permitir drones «grandes» y de alto vuelo en el espacio aéreo civil

Un dron Hermes 900 StarLiner de Elbit Systems Ltd., capaz de volar en el espacio aéreo civil doméstico junto con aviones comerciales.
Un dron Hermes 900 StarLiner de Elbit Systems Ltd., capaz de volar en el espacio aéreo civil doméstico junto con aviones comerciales.

Israel se convirtió en el primer país del mundo en permitir drones «grandes» y de alto vuelto en el espacio aéreo civil.

El Ministerio de Transporte certificó el dron StarLiner del contratista de defensa de Elbit. A partir de ahora, se habilita a los vehículos aéreos no tripulados de este tipo para que puedan hacerlo.

La Autoridad de Aviación Civil del Estado de Israel emitió su permiso para estos drones «grandes» a fines de diciembre, después de un período de evaluación de más de seis años.

“Estamos orgullosos de emitir el Certificado para el Hermes Starliner UAS, aprobándolo para volar en el espacio aéreo civil como cualquier otra aeronave civil. Hasta donde sabe CAAI, esta es una primicia mundial”, dijo el jefe de la Autoridad de Aviación Civil de Israel, Joel Feldschuh.

UAS significa sistema de aeronaves no tripuladas.

La mayoría de los UAS actualmente disponibles carecen de los sensores necesarios para operar en el espacio aéreo civil sin interferir con otras aeronaves. Como resultado, muchos países tienen leyes que prohíben que los drones potentes que alcanzan grandes alturas vuelen en el espacio aéreo civil.

El dron StarLiner de Elbit, por su parte, es una versión modificada de su Hermes 900, que utilizan militares de todo el mundo. El mismo se fabricó para cumplir con los requisitos de la aviación civil mediante la instalación de sensores para identificar otras aeronaves y evitar colisiones con ellas o chocar contra el suelo, sistemas autónomos de despegue y aterrizaje en condiciones de no visibilidad, y otras modificaciones.

Además, el StarLiner permite que los gobiernos y las agencias de seguridad recopilen inteligencia a nivel nacional.

“La aprobación otorgada a un UAS para volar sobre zonas pobladas y en cualquier espacio aéreo civil permite a los gobiernos, así como a organizaciones internacionales y comerciales, incorporar aviones no tripulados de gran tamaño y larga duración en misiones que hasta ahora solo realizaban aviones tripulados”, expresó Elbit.

Aunque la certificación solo se aplicará al espacio aéreo israelí, se espera que aumente la probabilidad de aceptación internacional.

Este primer título mundial originalmente iba a ser propiedad de Suiza en 2019. Sin embargo, una serie de contratiempos, en particular, un dron que se estrelló durante un vuelo de prueba, pospusieron la finalización de la venta.

El ministro de Transporte, Merav Michaeli, elogió la medida y también dijo que era un gran avance que en última instancia beneficiaría al público.

Vía The Times of Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here