¿Alguien toma conciencia de lo que está pasando en Israel? Por Gustavo Szpigiel

atentados-terroristas-en-tres-ciudades-diferentes-alguien-toma-conciencia-de-lo-que-esta-pasando-en-israel
atentados-terroristas-en-tres-ciudades-diferentes-alguien-toma-conciencia-de-lo-que-esta-pasando-en-israel

Mientras los ojos del mundo están puestos en la invasión rusa a Ucrania, atentados terroristas en tres ciudades diferentes de Israel dejaron el saldo de 11 israelíes muertos y decenas de heridos.

Mientras en la Argentina los problemas de la política interna del gobierno y la inflación ocupan la plana de los diarios, en Israel 11 familias fueron dinamitadas y les arruinaron la vida para siempre.

Mientras en el universo del fútbol la atención está puesta en ver quiénes son los que clasificaron al mundial de Qatar (justamente uno de los financistas del terrorismo), los israelíes tienen miedo de salir a trabajar porque islamistas fanáticos salen a “cazarlos” con ametralladoras por las calles.

Casi no hemos leído en los medios del mundo (con la atención que estas tragedias se merecen) que el martes pasado un terrorista acuchilló por la espalda y a sangre fría a 4 personas que entraban a un centro comercial de Beer Sheva. En menor medida hemos visto aún que este lunes dos terroristas con ametralladoras fusilaron literalmente a dos jóvenes que bajaban de un autobús con su ropa de policía. Y ayer volvió a suceder. En la ciudad de Bnei Brak fanáticos que comen, se visten y viven en Israel, asesinan por la espalda a ciudadanos por el solo hecho de ser israelíes y judíos.

El gobierno israelí tomará medidas. Seguramente derrumbará las casas de los asesinos y buscará a sus cómplices. Seguramente vendrá la respuesta de las “víctimas palestinas” apañadas por el falso progresismo mundial que saldrá con sus carteles a solidarizarse. Y vendrán las tapas de los diarios apuntando a la “Potencia ocupante”.

Ojalá no tengamos que volver a hacer una crónica de otro atentado antes del Ramadán.

Mientras tanto no hay carteles para las víctimas israelíes. No hay tapas para esas familias diezmadas. Solo tristeza. Y silencio. El mundo seguirá poniendo los ojos en Ucrania, en los problemas domésticos y en Qatar.

Gustavo Szpigiel
Director de Vis á Vis

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here