La bicicleta: una medicina sobre ruedas. Por Dr. David Sznajderhaus

El ciclismo aporta beneficios increíbles para la salud en muy poco tiempo
El ciclismo aporta beneficios increíbles para la salud en muy poco tiempo

El ciclismo aporta beneficios increíbles para la salud en muy poco tiempo y al ritmo de nuestra ciudad, en pocos años la bicicleta será el mejor medio de transporte, no paga estacionamiento y nada de nafta.

Viajar en bicicleta 

Quién viaja en bicicleta regularmente, se ahorra visitas al médico, medicamentos e, incluso tratamientos muy costosos. Aunque no se empiece a hacer ejercicio regularmente hasta una edad avanzada, los resultados son palpables. Las personas que sufren las típicas molestias de dolor de espalda, sobrepeso y otras enfermedades cardiovasculares, podrían gozar de muchos años de buena salud, si se decidieran a usar más la bicicleta.

Los problemas más comunes de salud como por ejemplo, los dolores de espalda y la hipertensión, en algunos casos, las arritmias cardíacas, se pueden prevenir mediante el uso de la bicicleta.

Reduce el riesgo de infarto en más de un 50%, ya que el ritmo cardíaco aumenta y la presión baja, en pocas palabras: el corazón trabaja economizando. 

Reduce el colesterol negativo, el cual es responsable de la calcificación de los vasos sanguíneos, y aumenta el colesterol bueno, el cual es responsable de la protección de los vasos sanguíneos. En consecuencia los vasos sanguíneos aumentan su flexibilidad, la sedimentación de la placa aparece con menos frecuencia y disminuye el riesgo de una calcificación de las arterias.

Prevención del dolor de espalda

La espalda también se beneficia usando bicicleta. La postura óptima en el asiento con el torso ligeramente inclinado hacia delante, hace que la musculatura de la espalda se fortalezca y estabiliza el tronco, protegiendo a la columna de vibraciones. Los movimientos regulares de piernas fortalecen especialmente la zona lumbar y previenen la aparición de una hernia discal.

Protege las articulaciones

La bicicleta es muy ventajosa para las articulaciones de las rodillas ya que el 70-80% del peso del cuerpo es amortiguado por el asiento. Por ese motivo ir en bicicleta es una mejor alternativa que el running, ya que las articulaciones y los cartílagos no deben soportar esa sobrecarga. Los movimientos cíclicos que se realizan al pedalear representan una carga mínima para las articulaciones y garantizan una situación de sustento óptima para los cartílagos. Si las articulaciones soportan poca presión, la energía y las sustancias nutritivas pueden ser difundidas con mayor facilidad por los cartílagos.

Usando bicicleta regularmente, previenen el riesgo de padecer artrosis y también se aseguran de que andar y correr no suponga un problema con el paso del tiempo.

Pequeño esfuerzo, grandes resultados

A una persona que habitualmente usa bicicleta, se le pueden programar ejercicios, para obtener resultados óptimos en su salud. La duración y la frecuencia de los trayectos se deben ajustar según la condición física, la edad y los resultados que se deseen conseguir.

Sólo 10 minutos de pedaleo ya repercuten en la musculatura, el riego sanguíneo y las articulaciones. A partir de 30 minutos aparecen influencias positivas en las funciones del corazón, y a partir de 50 minutos es estimulado el metabolismo graso. Los ciclistas habituales pueden intensificar notablemente esos resultados si practican este deporte con constancia durante su tiempo libre.

El ciclismo aporta beneficios increíbles para la salud en muy poco tiempo. Este fenómeno debería facilitarnos la decisión de desempolvar nuestra antigua bicicleta o en todo caso, de adquirir una, y dicho sea de paso, al ritmo actual de las principales ciudades, no falta mucho para que la bicicleta sea el mejor medio de transporte, no paga estacionamiento, impuestos, patente ni nafta.

Dr. David Sznajderhaus

MN 70.630

Médico Deportólogo

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí