Los jefes de la célula que planificaron y ejecutaron el atentado a la AMIA

Los jefes de la célula que planificaron y ejecutaron el atentado a la AMIA
Los jefes de la célula que planificaron y ejecutaron el atentado a la AMIA

El informe del Mossad sobre el atentado a la AMIA detalla cada una de las personas que estuvieron involucradas en la organización previa y sus respectivos roles en la estructura de Hezbollah. El dossier, de 40 páginas, divide a los responsables en dos grandes grupos: miembros logísticos, aquellos que desarrollaron actividades varios años antes del atentado y abandonaron la Argentina antes de la explosión, y los miembros operativos, quienes llegaron a Buenos Aires dos a tres semanas antes.

Entre los personajes clave se destaca Salman Raouf Salman, más conocido por su nombre colombiano Samuel El Reda. En la página 11 del dossier secreto del servicio de inteligencia israelí se lo menciona como “miembro logístico central de la Yihad Islámica en Buenos Aires y la Triple Frontera” y se destaca que en la actualidad es un destacado miembro de Hezbollah y está a cargo de las operaciones de la unidad ejecutadas en otros países de América Latina en los últimos años.

Leer más – Lufthansa niega antisemitismo tras expulsar a un grupo de judíos ortodoxos de un vuelo

“En 2020 se reveló que Salman El-Reda comanda un Proyecto para reclutar junto a la Fuerza Quds Iraní a “proxies” – es decir shiitas asiáticos (no libaneses o iraníes), para construir células terroristas dormidas en el globo, sin dejar huellas sobre el involucramiento iraní o de Hezbollah”, detalla el informe al que tuvo acceso Infobae.

Según el Mossad, El Reda nació en El Líbano en junio de 1963 y se mudó a Colombia en 1987. Un año después comenzó a trabajar en la infraestructura del atentado a la AMIA. De esa fecha datan sus primeros viajes entre Buenos Aires y la Triple Frontera.

El Reda se asoció para la planificación del atentado con el clérigo Mohsen Rabbani, uno de los iraníes que tiene notificación roja de Interpol. “Una considerable parte del tiempo de Rabbani estuvo dedicada en esos años a establecer infraestructuras operativas y económicas que constituirían los fundamentos para las posteriores actividades terroristas iraníes en Argentina. Cabe reiterar que no sólo fue un miembro logístico, sino una persona con una fuerte ideología, logrando así congregar a su alrededor una numerosa red fiable de colaboradores. Sin embargo, a pesar de haber trabajado tantos años para Irán, recién en marzo de 1994, solamente cuatro meses antes del atentado contra la AMIA, Rabbani fue nombrado para desempeñarse como agregado cultural iraní en Buenos Aires, obteniendo así la protección y los privilegios de diplomático y la ‘inmunidad diplomática’”, apunta el informe del Mossad en la página 6.

De acuerdo a la investigación del fiscal Alberto Nisman, Rabbani brindó “todas las facilidades para obtener la camioneta utilizada en el atentado, el lugar donde esconderla, y lo concerniente al armado de la bomba detonada”. El ex agregado cultural era seguido por la ex SIDE y fue fotografiado meses antes del atentado en varias concesionarias del barrio de Flores, en búsqueda de camionetas.

Leer más – Macabeadas: la particularidad de los atletas argentinos

Luego del atentado, Rabbani forjó una relación de cercanía con algunos militantes del kirchnerismo como Luis D’Elía y Fernando Esteche, el ex líder de Quebracho. Por esos vínculos quedó involucrado en las escuchas que acompañaron la denuncia de encubrimiento que efectuó el fiscal Alberto Nisman, antes de aparecer muerto en el baño de su departamento el 18 de enero de 2015.

El Mossad asegura que una vez que se tomó la decisión de ejecutar el atentado, Teherán comenzó a transferir dinero para las necesidades logísticas básicas:

El Mossad determinó que se transfirieron unos USD 150 mil a las cuentas bancarias de Mohsen Rabbani. En su investigación, el fiscal Alberto Nisman detalló que la suma transferida fue de USD 150.812 y que más de la mitad (USD 94.000) fueron extraídos antes del atentado.

En la mezquita de Flores, El Reda también conoció a la secretaria de Rabbani, Silvina Sain, con quien se casó en 1989.

Según la investigación del Mossad, El Reda fue una de las dos personas que condujo el coche bomba hasta el estacionamiento ubicado en la calle Azcuénaga. “Según los testimonios recogidos por la investigación de las autoridades argentinas, fueron dos hombres que vistieron gorros y anteojos de sol, para ocultar su identidad. El guardia del estacionamiento recuerda un hombre con acento colombiano, que se identificó como ‘Ramón Martinez’ y que estaba con una persona más. Se posee información que ratifica que los dos operativos que estacionaron la Traffic con los explosivos fueron Salman Raouf Salman y Amer Muhamad Akil, quien utilizaba el pseudónimo de ‘Ramón Martinez’. Se trata de dos operativos que habían permanecido en Colombia y Venezuela, y efectivamente hablan español con acento centro americano”, resume el informe.

Luego de dejar el coche bomba en el estacionamiento, El Reda se habría comunicado con la Mezquita Al Tauhid, mediante un teléfono celular comprado por Rabbani.

El Reda también aparece mencionado en el informe sobre el atentado a la embajada de Israel, en 1992. En ese caso, se habría encargado de alquilar una casa en la provincia de Buenos Aires. Lo hizo mediante un documento falso a nombre de un ciudadano brasileño identificado como Antonio Hadad. En esa vivienda se habría acondicionado el coche bomba.

El hermano de El Reda, José Salman El Reda, se habría ocupado de esconder al conductor suicida en una “casa segura” y lo llevó a reconocer el estacionamiento donde estaba el coche bomba. Juntos también habrían estudiado el recorrido hasta la puerta de la embajada.

En los dos atentados, Samuel El Reda huyó del país desde Aeroparque. “Se sabe que Salman partió de Buenos Aires a Foz de lguazú desde el aeropuerto de la capital (Aeroparque) el 18 de julio de1994, alrededor de dos horas antes de la explosión del artefacto explosivo. Más aún, se sabe con seguridad que Samuel Salman Reda/Salman Raouf Salman había partido de Buenos Aires también el 17 de marzo de1992, el día del atentado contra la embajada de Israel, de la misma forma”, detalle el dossier.

Entre los miembros logísticos que llevaron a cabo el atentado contra la AMIA también se destaca Hussein Ahmad Karaki, más conocido por sus apodos operativos “Saad Az Aldin, Rami” y “Abu-Ali”.

En la foja 17, el informe sostiene que Karaki, alias “Rami”, ingresó a la Argentina “a comienzos de julio de 1994, desde Foz de lguazú, para perpetrar el atentado a la AMIA”. Habría llegado a Aeroparque con un pasaporte brasileño. “Para esto, habría utilizado el pseudónimo de Lean Alberto Nain. Adermás, Karaki, junto a Khaled Mohammed Kazzem Kazzem, fue quien comandó la célula operativa desde la Triple Frontera”, apunta el dossier.

Los jefes de la cédula que planificaron y ejecutaron el atentado a la AMIA
Los jefes de la cédula que planificaron y ejecutaron el atentado a la AMIA

Karaki también tuvo un rol importante en el atentado a la Embajada de Israel. Según la inteligencia israelí, fue el encargado de comprarla camionera Ford F-100 en una agencia de autos ubicada en Juan B. Justo 7537. Para adquirir el vehículo utilizó una fotocopia de un documento brasileño número 34031567, a nombre de Da Luz Elias Ribeiro.

La investigación judicial para esclarecer el ataque contra la AMIA está centrada en la célula del Hezbollah que operó en la Triple Frontera. En mayo pasado, el juez federal Daniel Rafecas, a cargo de la causa, ordenó a Interpol la prolongación de las alertas rojas que pesan sobre los ciudadanos iraníes imputados. Las capturas vencerán recién en 2027.

La medida busca obtener la captura de Mohsen REZAI (Comandante del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución -1993/1994-), Ahmad VAHIDI (Comandante de la fuerza Al Quds perteneciente al Cuerpo de los Guardianes de la Revolución al año 1993/1994), Alí FALLAHIJAN (Ministro de Inteligencia y Seguridad de Irán entre 1989 y 1997), Ahmad Reza ASGHARI (Tercer Secretario de la Embajada de la República Islámica de Irán en la República Argentina desde el 11 de julio de 1991 hasta el 23 de julio de 1994) y Mohsen RABBANI (Consejero Cultural de la Embajada de la República Islámica de Irán en Buenos Aires desde el 3 de marzo de 1994 hasta el 19 de mayo de 1998).

Fuente: Infobae

1 COMENTARIO

  1. O sea que la entonces SIDE vigilaba a Mohsen Rabbani, y viweron que el tipo andaba buscando camionetas… y no hicieron nada…

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí