En Chile, una ocupación de un campus propalestino se convierte en una cacería de brujas para profesoras «sionistas»

en-chile-una-ocupacion-de-un-campus-propalestino-se-convierte-en-una-caceria-de-brujas-para-gladys-briceño-y-noemi-grinspun
en-chile-una-ocupacion-de-un-campus-propalestino-se-convierte-en-una-caceria-de-brujas-para-gladys-briceño-y-noemi-grinspun

En abril, Gladys Briceño retiró una bandera palestina que había sido colocada sin permiso en la fachada de un edificio de una universidad pública donde enseña, cerca de la capital chilena, Santiago.

Briceño, profesora de musicología, que no es judía pero cree que Israel tiene derecho a existir, hizo esto porque «no creía que las instalaciones universitarias fueran el lugar para ondear banderas para hacer declaraciones sobre conflictos geopolíticos controvertidos», dijo a The Times of Israel esta semana.

Pero en Chile, que tiene una de las comunidades palestinas más grandes fuera de Medio Oriente, esta acción tuvo consecuencias importantes para la carrera de Briceño y para toda la universidad. La remoción de la bandera ayudó a desencadenar una ocupación continua del campus por parte de activistas antiisraelíes que buscaban el despido de los “profesores sionistas”, como llaman a Briceño y a otra miembro de la facultad, Noemi Grinspun, que es judía.

En su casa en Santiago, Briceño se prepara para jubilarse de la Universidad Metropolitana, donde sus cursos han sido los favoritos de los estudiantes durante muchos años. Se jubilará antes de lo previsto porque no se siente segura en la universidad. “Porque, de hecho, no estaría segura en el campus”, dijo sobre su lugar de trabajo durante 24 años.

Leer más: Saquean y vandalizan en el Reino Unido a JP Morgan y otras empresas ligadas a Israel

En una lista de demandas que los organizadores de la ocupación del 29 de mayo presentaron a la administración, escribieron que la universidad debería “desconectarse” de “las profesoras sionistas Gladys Briceño y Noemi Grinspun”. Ellos “habitan y transgreden nuestro espacio universitario, enseñando activamente discursos de odio en el aula y a través de sus redes sociales”, escribieron los organizadores.

Briceño y Grinspun, quienes niegan haber participado alguna vez en discursos de odio, dijeron que la campaña en su contra tenía connotaciones antisemitas. Durante una discusión con estudiantes en un primer intento de reducir la tensión, “varios de ellos me dijeron que el pueblo judío está tratando de exterminar a los palestinos”, recordó Briceño.

Los organizadores de la ocupación del campus también exigieron que su universidad rompiera los vínculos con el Gordon Academic College de Haifa y todas las demás instituciones israelíes.

“Por encima de todo, lo que más me duele es que no hubo ningún intento de defensa por parte de la administración, por parte del rector. Nada. Nos abandonaron a Noemí y a mí. Nos dejaron en la estacada”, dijo Briceño. (La Universidad Metropolitana no respondió a una solicitud de comentarios de The Times of Israel).

Sentirse inseguro y abandonado

Grinspun ha vivido en Israel desde 2021 como investigador invitado en la Universidad de Haifa, mientras sigue enseñando en la Universidad Metropolitana de forma remota a través de un enlace de vídeo. Desde que comenzó la agitación en su contra, la administración le pidió regresar a Chile y retomar las clases físicas. Al igual que Briceño, no se siente lo suficientemente segura para hacerlo. Grinspun también cree que la demanda tiene como objetivo obligarla a renunciar.

«No tengo ningún tipo de seguridad y ellos [los manifestantes] son ​​muy violentos», dijo Grinspun a The Times of Israel. “Escribieron sobre mí en las redes sociales con mi nombre, foto y todo”.

“No fue una sorpresa. Sabía que algo como esto podría pasar. Y también pensamos en nuestro hijo porque no quería que fuera a la universidad en Chile y tuviera esas experiencias. Ahora es muy difícil para los estudiantes judíos. Para adultos también, pero podemos arreglárnoslas. Para los estudiantes es más complicado”, dijo.

En la Universidad de Chile, otra  institución pública con sede en Santiago  que es la más antigua y prestigiosa del país, estudiantes y profesores tuvieron que pintarse las palmas de rojo como muestra de solidaridad con los palestinos para que los manifestantes ocupantes les permitieran ingresar a algunas partes del campus. . Esa universidad suspendió sus vínculos con instituciones homólogas israelíes a principios de este mes para apaciguar a los manifestantes.

Grinspun se inclina por quedarse en Israel permanentemente después del incidente en la UMCE, dijo.

Un clima de intimidación

La campaña contra Grinspun y Briceño es parte de un patrón más amplio de acoso antiisraelí que se intensificó el 7 de octubre tras el ataque de Hamás contra el sur de Israel, en el que fueron asesinadas unas 1.200 personas y 251 fueron tomadas como rehenes en Gaza. La protesta pública contra la consiguiente guerra con Hamas se ha convertido en antisemitismo en varias ocasiones notables, según Ariela Agosin, presidenta de la organización Comunidad Judía de Chile, que representa a los aproximadamente 20.000 judíos del país.

“Algunas personas que usan kipá reciben gritos u otras formas de intimidación en la calle. Por eso el ambiente no es fácil”, afirmó. Los estudiantes de las tres escuelas judías de Chile han recibido instrucciones de cambiarse sus uniformes escolares, que presentan logotipos con símbolos judíos, en el camino hacia y desde la escuela, dijo, y agregó que esto era «muy terrible».

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí