Víctor Hugo Morales: «Waldo Wolff y Morales Solá buscan hostigarme en nombre de la DAIA»

El periodista Víctor Hugo Morales acusó en una editorial al diputado Waldo Wolff de perseguirlo y hostigarlo «en nombre propio y de la DAIA» por sus dichos sobre el entierro del fiscal fallecido Alberto Nisman, que derivaron en una denuncia del legislador de Juntos por el Cambio ante el Inadi por «antisemitismo»: El diputado Waldo Wolff denunció a Víctor Hugo Morales en el INADI por expresiones judeofóbicas.

«Estaba pensando, ¿cuánto creen en Dios los que creen en Dios?, porque si vos creés en Dios, a tu manera, siendo judío y enterrás a Nisman donde no se puede enterrar, a los suicidas, según ellos, no entiendo por qué, pero no es una cosa que yo pueda dominar’, había sido la frase de Morales en su programa de C5N, lo que llevó a que Wolff le respondiera con la denuncia en el INADI que dirige Victoria Donda que «opinar de cómo los judíos enterramos a nuestros muertos y poner en tela de juicio nuestra fe y vínculo con Dios se condice solo con prácticas medievales del más rancio y tradicional antisemitismo».

Este martes, el periodista volvió a responderle a Wolff, que había visitado el programa de Joaquín Morales Solá en TN y había vuelto a cargar sobre los dichos de Morales.  «Wolff y Morales Solá incitaron a la violencia contra esta persona, para perseguirme, para hostigarme a nombre propio y de la DAIA, que está muy enojada por lo que hemos dicho del tema Nisman y de la AMIA. Sectores de derecha judíos que están totalmente en línea con Cambiemos como este personaje estrafalario, diputado de la Nación aunque parezca mentira», inició su descargo.

Y citó notas de los portales Clarín, Infobae y Anfibia en donde referían sobre una polémica por el entierro del fiscal: «Les quiero mostrar porqué he dicho que el entierro de Nisman fue politicamente utilizado», dijo, y leyó el siguiente textual de Clarín: «Lo enterraron a 20 metros de las víctimas de la AMIA. En principio hubo dudas por el lugar de sepultura, ya que según un rito ortodoxo los suicidas tienen un trato distinto. La familia pone en duda y decidió llevarlo a la tierra para su descanso a perpetuidad. El sitio en el que Nisman fue inhumado planteó ayer la pregunta de si su muerte sería considerada un suicidio o no y si se iba a respetar un rito ortodoxo y caído en desuso, en el que a los suicidas se los aparta del resto de los fallecidos por violar la ley de Dios.

Hoy, esa costumbre no se cumplió». «Esto es lo que yo he criticado, que hicieron trampa», enfatizó Morales.  Luego, leyó Anfibia: «Nisman, la política del cuerpo muerto. El fiscal especial fue sepultado en el sector destinado a los mártires del Cementerio Israelita de La Tablada, a metros de las víctimas del ataque a la AMIA».  «Para que vean Morales Solá y Wolff», dijo al iniciar su lectura, y citó un párrafo de dicho medio: «Para la religión judía, el suicidio es un pecado y las personas que se han suicidado no pueden ser sepultadas junto al resto de los fallecidos. Pese a ello, el fiscal fue inhumado en el pabellón nuevo del cementerio israelita en La Tablada, como en cualquier ritual judío habitual. Si bien la investigación que se está llevando a cabo determinará cómo sucedió la muerte, los familiares y dirigentes de las instituciones judías oficiales administraron el fallecimiento del fiscal de acuerdo a sus ideologías y pretensiones político/ideológicas, y se podría entender su negativa a la hipótesis del suicidio a través del ritual».

Por último, Morales citó a Infobae: «El lugar en donde fue enterrado Nisman descarta la hipótesis del suicidio. El fiscal especial fue sepultado en el sector destinado a los mártires del Cementerio Israelita de La Tablada, a metros de las víctimas del ataque a la AMIA». Y concluyó: «Esto es lo que hemos dicho: ¿En qué Dios creen aquellos que son capaces de sabiendo lo que supuestamente su Dios quiere hacen esto por un interés político? como Waldo Wolff, él ha presentado una denuncia. Y ya tiene papeles ridículos como denunciar por antisemitismo a Leopoldo Moreau, que fue desprocesado luego. Son las venganzas cotidianas, nunca demora nada el Grupo Clarín en presentar una nota contra esta persona».

Fuente: Perfil

1 COMENTARIO

  1. VICTOR HUGO MORALES continua con su interesada prédica anti-NISMAN.
    Mientras que para la gran mayoría de los argentinos que se interesan en el tema, la muerte del entonces fiscal federal sigue siendo un tema abierto y pendiente de determinación judicial, MORALES lo da por suicidado y pone en tela de juicio su lugar de sepultura en el Cementerio Judío de Tablada.
    Con sus expresiones, MORALES le falta un mínimo de respeto al fallecido, a los deudos, a la justicia argentina, y a las autoridades de la AMIA que decidieron brindarla a NISMAN un merecido sitio de preminencia más allá de los tradicionales protocolos de la ortodoxia religiosa judía.
    Peor aún, MORALES se enoja con WALDO WOLFF por criticar sus actitudes, cuando en realidad debiera repensarlas y reservar sus opiniones hasta que la justicia dictamine que ocurrió.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here