Rashida Tlaib condenó la demolición de la vivienda de un terrorista palestino que mató a un israelí de 19 años

Rashida Tlaib
Rashida Tlaib

La congresista de EE.UU., Rashida Tlaib, fue objeto de críticas tras condenar la demolición de la vivienda de un terrorista palestino que asesinó a un adolescente israelí.

Publicando un vídeo del momento que Israel derribó la casa, Tlaib twitteó: “Recordatorio: el gobierno del apartheid no es una democracia. Debemos impedir que el dinero de nuestros contribuyentes se utilice para oprimir violentamente a los palestinos”.

“Justo esta semana, Israel demolió y arrasó la vivienda de una familia palestina en la querida aldea de Turmusaya. ¿Para qué? Para deshumanizar”, agregó.

El repudio de Tlaib se produjo luego de que las FDI llevaran a cabo la demolición de la vivienda de Muntassir Shalabi, un terrorista de nacionalidad estadounidense que mató al israelí Yehuda Guetta, de 19 años, e hirió gravemente a otros dos.

Por su parte, el escritor y activista israelí Hen Mazzig le contestó. “Aquí está Rashida Tlaib lamentando la pérdida de una casa que pertenecía a un terrorista que mató a tiros a un adolescente judío al azar. Rashida no lloró su asesinato, ni siquiera lo reconoció. Su nombre era Yehuda Guetta”, manifestó Mazzig.

Stop Antisemitism posteó: “Recordatorio: una congresista estadounidense defiende a un asesino que mató brutalmente a un adolescente judío. Los ladrillos y el mortero importan más que la vida humana para Rashida. Vergonzoso”.

Además, la escritora Shoshanna Keats Jaskoll escribió: “Recordatorio: la sangre judía ya no es barata. El dueño de esta vivienda mató a un joven de 19 años e hirió a otros dos. Es ciudadano estadounidense y aparentemente tiene múltiples esposas, aquí y en Estados Unidos. Sería posible tomarle semi en serio si expresara algo de integridad en su defensa”.

Calificando a Tlaib como una “lobista de Hamás”, el abogado internacional de DD.HH., Arsen Ostrovsky, expresó: “Rashida Tlaib omite mencionar el hecho de que esta vivienda pertenecía a un terrorista palestino que asesinó a un hombre judío israelí”.

A su vez, el Departamento de Estado de EE.UU. también condenó la demolición, calificándola de acto “punitivo”.

“Como declaramos en numerosas ocasiones, la casa de toda una familia no debería ser demolida por las acciones de un solo individuo”, decía un comunicado de la embajada estadounidense.

El padre de la víctima, Elisha Guetta, expresó su indignación por el hecho de que EE.UU. respaldara a un terrorista.

En declaraciones al Times of Israel dijo que su familia está “escandalizada de que EE.UU. condene la demolición de la casa del asesino de mi hijo y apoye a un terrorista que llegó desde EE.UU. para llevar a cabo un cruel ataque terrorista con disparos contra estudiantes judíos inocentes”.

“Sería de esperar que EE.UU., que a menudo fue víctima del terrorismo, se pusiera al lado de las víctimas del terrorismo en lugar de al lado de sus asesinos”, añadió.

Shalabi, quien fue detenido tres días después del atentado tras una persecución que lo localizó en un escondite de la localidad palestina de Silwad, fue acusado de homicidio intencionado, tres cargos de intento de homicidio, uso y posesión de un arma sin licencia y obstrucción a la justicia.

El desacuerdo sobre la demolición de la casa de Shalabi es la primera disputa importante entre el nuevo gobierno israelí y la administración Biden.

 

Vía Israel Noticias

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here