La creciente tensión entre Irán y los talibanes podría beneficiar a Israel

La creciente tensión entre Irán y los talibanes podría beneficiar a Israel
La creciente tensión entre Irán y los talibanes podría beneficiar a Israel

La creciente tensión entre Irán y los talibanes podría beneficiar a Israel. “Una historia malvada de las potencias occidentales, lideradas por Estados Unidos”. Así describió el ex presidente iraní Mahmud Ahmadineyad la toma de posesión de Afganistán por los talibanes. 

Tanto Irán como los talibanes son hostiles a Estados Unidos. Pero parece que esta vez, la amenaza inmediata que supone el país norteamericanos no es suficiente para unirlos, informó Israel Hayom.

El discurso procedente de Teherán indica recientemente que los iraníes no están completamente satisfechos con la retirada de Estados Unidos de Afganistán. Tampoco con la toma del poder por parte de los talibanes.

Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores iraní condenó la agresión talibán en el valle de Panjshir. Allí Ahmad Massoud dirige la oposición a la toma del poder terrorista en Afganistán. El portavoz llegó a insinuar una “intervención extranjera”, lo que se hizo eco de las preocupaciones que se están expresando ahora en los medios de comunicación indios. Esto es sobre la implicación pakistaní en el valle.

Leer más – Uruguay, primer país de la región en boicotear una conferencia de la ONU considerada antisemita

Irán ha optado por trazar las líneas rojas que considera que no deben cruzarse en Afganistán. La preocupación de Teherán por la implicación extranjera en Afganistán parece obvia para todos. El propio Irán es acusado de intervenir en los asuntos de otros países. Ya sea Hezbolá en Líbano, la Organización Badr en Irak o el movimiento palestino Sabireen, Teherán quiere intervenir en lo que ocurre en la región. Afganistán no es una excepción.

La tensa historia, así como las cuestiones religiosas, no permiten un deshielo en las gélidas relaciones entre Irán y Afganistán. En 1998, Irán y los talibanes, que entonces controlaban Afganistán, estuvieron a punto de entrar en guerra. Fue después de que once personas -entre ellas diplomáticos iraníes y un periodista- fueran asesinadas en Mazar-i-Sharif.

Los expertos describen a los actuales dirigentes de Afganistán como “talibanes 2.0”. Sin embargo, los miembros de las tribus suníes aún no han unido sus fuerzas a las del Irán chiíta, con sus puntos de vista culturales, ideológicos y geopolíticos opuestos. Por eso, históricamente, los Estados del Golfo -incluidos Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos- están más cerca de los talibanes.

Leer más – Aberrante antisemitismo en marcha pro palestina en Londres: «Hay que violar a las mujeres judías»

Mientras tanto, Qatar se ha convertido en un actor clave en las conversaciones entre los talibanes y el resto del mundo. La pequeña pero rica nación ha conseguido asegurarse una posición de importancia en todo lo que tiene que ver con Afganistán. Los representantes de los talibanes en Doha constituyen un puente estable con el mundo exterior.

A través de sus relaciones con los EAU y Qatar, Israel puede aprovechar su influencia en Afganistán para torpedear los intereses iraníes. La creciente tensión entre Irán y los talibanes podría beneficiar a Israel, que podría aprovechar las nuevas oportunidades y crear alianzas que actualmente parecen inverosímiles.

Hay 1,45 millones de refugiados afganos en Pakistán, más que en cualquier otro país. Pakistán y Afganistán no sólo comparten una frontera de 2.670 kilómetros, sino también un trasfondo cultural, tribal y religioso.

En Pakistán viven también 43 millones de pashtunes, miembros del grupo étnico más numeroso de Afganistán, que además controla el nuevo régimen de Kabul, contó Israel Noticias.

Leer más – Participaba en una marcha contra el antisemitismo y sufrió un ataque antisemita

Sorprendentemente, algunos afirman que los pastunes son originarios de la Tierra de Israel. El profesor Avigdor Shachan, antropólogo israelí, ha sugerido que las Tribus Perdidas de Israel llegaron a Afganistán entre el 723 y el 856 a.C., tras la conquista asiria.

Aunque afirmaciones como ésta no han influido todavía en la actitud de Israel hacia los talibanes, otros factores -como las relaciones entre Israel y China- ponen de manifiesto que Israel tiene algunas posibilidades de maniobra en Afganistán. Por otra parte, dada la creciente intervención de Irán en Siria y Yemen, al tiempo que se enfrenta a la influencia saudí, israelí y estadounidense en la región, Teherán está jugando un juego difícil con los talibanes en Afganistán.

Dada la inestabilidad de la situación, ¿puede Irán permitirse otro enemigo? Sólo el tiempo lo dirá.

Leer más – El nuevo primer ministro de Líbano promete recuperar «territorios ocupados» por Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here