El temible Triángulo de las Bermudas. Por Víctor Zajdenberg

Banderas de Argentina e Irán (BBC)
Banderas de Argentina e Irán (BBC)

Como en los cuentos infantiles comenzamos este sinuoso relato histórico con el “Había una vez” para reflejar el inicio de una abyecta trayectoria que inevitablemente termina en el desarrollo de conflictos que podrían desencadenar futuras guerras dolorosas y sangrientas.

En 1979 el presidente Carter de los EE.UU. permite la caída de un aliado de Occidente como lo era el Sha de Irán y consiente la toma del poder por parte del Ayatola Jomeini, un enemigo acérrimo de Occidente en general y de EE.UU. y el Estado de Israel en especial.

Esta felonía fue vital para el gran desorden internacional que comenzó en aquel entonces, prosiguió con el artero ataque terrorista del 11/9 y dramáticamente se está viviendo en la actualidad con la nefasta participación bolivariana y la incomprensible triangulación argentina.

Entre 1983 y 1985, durante el gobierno del Dr. Alfonsín, Argentina inicia en la Provincia de Córdoba el Proyecto misilístico secreto “Cóndor II” (Decreto furtivo 604).

Versiones de la época indicaban que la financiación del Proyecto fue asumida por algunos países musulmanes, entre ellos Libia e Irán.

Durante 1987 y 1988 se firmaron entre Argentina y la República Islámica de Irán determinados Tratados que incluían la provisión de materiales nucleares de diverso orden (“Es cierto que se firmó la construcción de un reactor de uso científico (sic), pero con uranio enriquecido al 20%”. Dante Caputo, ex Canciller del Dr. Alfonsín <Jaime Rosenberg, La Nación>).

Para no dañar los crecientes intereses comerciales y económicos de Argentina con el mundo árabe-musulmán el Dr. Alfonsín evitó toda visita al Estado de Israel mientras la sobrevolaba de un país árabe a otro.

Recordemos también que el Dr. Caputo estaba muy interesado en obtener los votos de los países musulmanes para posicionarse como candidato a un puesto en las Naciones Unidas.

Y todo ello a pesar de la mal llamada “sinagoga radical”, integrada por judíos que participaban del gobierno del Dr. Alfonsín, “obediencia debida” mediante.

Entre 1988 y 1989 y en plena campaña electoral el candidato a la Presidencia, Dr. Carlos Menem, recibe apoyos financieros de algunos países árabes que pretendían posicionarse en Argentina por considerar a dicho candidato un miembro de su propia estirpe por su origen paterno sirio-libanés.

En 1990 el desarrollo del Proyecto “Cóndor II” fue cancelado casi en simultáneo con la entrada de nuestro país como “aliado extra-Otan” y la inédita visita presidencial del Dr. Menem al Estado de Israel obviando pasar por alguno de los países árabes: Siria que había visto nacer a sus padres y Libia que había supuestamente financiado su campaña electoral.

En 1991 Argentina participa de operativos menores en la “Guerra del Golfo”, desatada a raíz de la invasión sufrida por Kuwait por parte del Ejército de Saddam Husayn, Presidente de Irak.

El país no estaba en condiciones de soportar las terribles consecuencias de estas decisiones.

En 1992 se produce en Bs. As. el estallido de un coche-bomba en la Embajada de Israel.

En 1994 otro coche-bomba destruye la sede de la Mutual Israelita AMIA. La Justicia Argentina culpa por el atentado terrorista a funcionarios de la República Islámica de Irán y al Hezballah.

2009: se reactiva el Proyecto “Cóndor II” ahora llamado “GRADICOM” claramente definido para uso militar ya que fue oficialmente presentado por la Presidenta CFK en Julio de 2011.

Así llegamos a este año donde comienzan a producirse nebulosos acontecimientos, interdependientemente relacionados, que llaman poderosamente la atención.

Una firma estratégico-militar venezolana, CAVIM, recientemente sancionada por los EE.UU. por sus vínculos de tecnología misilística con la República Islámica de Irán, aliada incondicional de Venezuela, comienza a demostrar interés en el Proyecto argentino mencionado.

Paralelamente, el ministro argentino de Exteriores se reúne secretamente en Siria con el ministro iraní a partir de la cual empieza una extraña metamorfosis en el trato político de la “Causa AMIA-IRÁN” que desemboca en la firma de un “Acuerdo Histórico”, así llamado al “Memorándum de Entendimiento”, acordado hace pocos meses entre Argentina e Irán.

En este “Triángulo de las Bermudas” se habrán de sacrificar a los más de 100 muertos de Arroyo y Pasteur por la ya evidente conformación del nuevo Eje Venezuela-Argentina-Irán.

COMIENZA EL DIÁLOGO ARGENTINA-IRÁN
  1. Irán “exige” una investigación “precisa e imparcial” del atentado a la AMIA.
    Con este reclamo Irán rechaza de plano la labor realizada por la Justicia Argentina durante casi 19 años como imprecisa y parcial.
  2. Teherán “desea” asimismo encontrar a los “verdaderos culpables”.
    Con este deseo manifiestan de entrada que los iraníes acusados en la causa no son los verdaderos culpables. Hace unas semanas y luego de la firma del Memorándum acusan descaradamente a los sionistas y al Estado de Israel por los atentados.
  3. Ahmadinejad niega la entrega de sus “inocentes ciudadanos” investigados.
    No se entiende entonces para qué Argentina se aviene a un Tratado donde de inicio el Presidente de Irán manifiesta su oposición a la entrega de sus inocentes ciudadanos.
  4. La República Islámica de Irán demanda “garantías y pruebas concretas”.
    Están diciendo con total claridad que las pruebas acumuladas por la Justicia Argentina no son concretas y no brindan a los asesinos garantías de total impunidad. Los códigos rojos de Interpol deberían levantarse con el fin de obtener las garantías que demandan para sus honestos ciudadanos.
“ACUERDO HISTÓRICO”

Chamberlain con Hitler firmaron un “Acuerdo Histórico”.
Ribentrop y Molotov también pactaron un “Acuerdo Histórico”.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí