Recuperación de la histórica sinagoga Sonnenfeld de Entre Ríos

fundacion-judaica-recuperacion-de-la-historica-sinagoga-sonnenfeld-de-entre-rios
fundacion-judaica-recuperacion-de-la-historica-sinagoga-sonnenfeld-de-entre-rios

La Fundación Judaica firmó el martes un convenio de cooperación con la Federación de Comunidades Judías de Entre Ríos, las Comunidades de Villaguay, Villa Clara y  Villa Domínguez para la restauración, recuperación y puesta en valor de la sinagoga Sonnenfeld en la Colonia San Gregorio, con el acompañamiento del gobierno de la provincia de Entre Ríos.

Judaica adquirió el predio donde se construyó la sinagoga en 1893 y fue la primera en la zona. El objetivo, preservar la memoria y recuperar el patrimonio histórico de los gauchos judíos, garantizando a partir de este acuerdo el trabajo conjunto con las comunidades de la región.

Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos, destacó el trabajo conjunto y articulado que se viene realizando “para llevar adelante acciones en una zona muy importante de nuestra provincia donde queda el testimonio de aquellos gauchos judíos que poblaron buena parte de nuestra provincia y en honor a todo el legado cultural, científico y productivo que nos dejaron”.

En la actividad también participaron la vicegobernadora de Entre Ríos, Laura Stratta, y la secretaria de la Fundación Judaica, Miriam Olchansky.

Además, la directora ejecutiva de Fundación Judaica, Patricia Holzman, dijo que se trata de un nuevo hito en la trayectoria de Judaica en la región. A su vez, señaló: “Dedicamos este acuerdo y este acto a la bendita memoria de nuestro querido Marcelo Svidovsky Z”L. Con su trabajo incansable promovió y gestionó las acciones necesarias para alcanzar este acuerdo y lamentablemente hoy no está con nosotros para celebrarlo”.

Por su parte, remarcó:  “Creemos que desde la historia milenaria del pueblo de Israel podemos aportar, como consta en él ultimo siglo de presencia judía en Argentina, la riqueza de la cultura y el pensamiento judío, integrando la práctica cotidiana de hacer memoria. Somos el pueblo de la memoria, que nos preservó durante milenios y pudimos mantener nuestra identidad y cohesión pese a las tragedias y dispersiones geográficas”.

Judaica continúa así la obra que inició su fundador y líder, Rab. Sergio Bergman, en Colonia Avigdor. Promoviendo el desarrollo local de las colonias judías en Entre Ríos y cuidando el legado histórico de los gauchos judíos.

Momento Histórico

Holzman también manifestó que se trata de «un momento histórico» y agradeció la firma del convenio de este martes. «Esto permite seguir con nuestra misión de preservar la memoria de nuestro pueblo, de la comunidad judía pero abierta a la sociedad argentina toda», resaltó.

Luego, precisó que dicha fundación «está comprando la propiedad donde está la sinagoga para preservar el patrimonio histórico y trabajar en conjunto con las comunidades para que se pueda restaurarla, visitarla, conocerla y, de esa manera, mantener viva la memoria de nuestros gauchos judíos también aquí».

«Esto no puede suceder sin el apoyo del gobierno local. Desde la Fundación Judaica estamos constituidos en Buenos Aires y tenemos un desarrollo en Colonia Avigdor para preservar la memoria», agregó.

En tanto, Pablo Soskin, presidente de la Federación de Comunidades Judías de Entre Ríos, agradeció el apoyo del gobierno provincial. «La sinagoga estuvo a un paso de venderse pero la gestión accionó rápidamente para que eso no sucediera y se pudiera preservar ese monumento histórico. Si el gobierno no hubiese dado ese paso tal vez hoy no estaríamos acá coronando esa acción con este convenio», remarcó. Además, agradeció también a la Fundación Judaica por comprar el edificio para que pueda preservarse y al senador Adrián Fuertes por sus gestiones.

Precisamente, Fuertes destacó su satisfacción por la firma del acuerdo. «Después de mucho remar, encontramos en el gobernador y en su esposa Mariel personas que se hicieron eco completamente, no sólo desde lo simbólico, sino también desde las inversiones financieras que mejoran las condiciones para que podamos traer gente interesada, desde distintos lugares del mundo, a estos lugares. Este es el comienzo de que podamos volver a ver el esplendor que esta sinagoga tuvo en 1893», expresó.

En el acto también estuvieron presentes Marina Garber, presidenta de la Asociación Israelita Argentina de Villaguay; Alcides Saúl Lifschitz, presidente de la Asociación Israelita de Villa Dominguez; Lidia Apter, presidenta de la Comunidad Judía de Villa Clara; Daniel Soskin, presidente de la Comunidad Judía de Paraná; Juan Pablo Cosso, diputado provincial; y Jaime Vélez, presidente de la comuna de Ingeniero Sajaroff.

La Sinagoga

El grupo Sonnenfeld de la colonia Clara comenzó a poblarse en 1892. El diagrama corresponde a una aldea de 50 familias ubicadas sobre una calle principal, sobre la cual también se instalaron los establecimientos educativos y religiosos. La sinagoga, levantada en 1893 en la colonia San Gregorio (ex Colonia Sonenfeld), es una de las primeras construcciones firmes que se erigieron en este lugar.

Junto con la casa del administrador, se construyó con ladrillos, barro y un techo a dos aguas. Diferente a las demás construcciones que sólo eran pequeños ranchos o a lo sumo dos ambientes con techo de chapa.

Se la considera la primera Sinagoga de Entre Ríos. El templo era un gran salón con una pared que dividía el sector de hombres y el de mujeres. A finales de 1980 quedaron tan pocos asistentes que decidieron no estar por separado y realizar oficios de grupo mixto. Poco tiempo después, las puertas de la sinagoga se cerraron y los objetos se trasladaron al Museo de Villa Domínguez. El arón hakodesh, la jupá, candelabros rusos, el importante lavamanos, entre otros valiosos recuerdos, se exhiben en sus salas.

A esta sinagoga asistían todos los sábados y días de fiesta, no sólo los colonos de San Gregorio, sino muchos más de las zonas vecinas. La actividad de este templo estuvo muy ligada a la necesidad espiritual de los familiares cuyos difuntos eran enterrados en el cementerio cercano que hasta hoy se mantiene para tal fin.

Tener una sinagoga no sólo cumplía con el mandato religioso de conectarse con Dios. También constituía una forma de sociabilidad en la vida rural de los colonos.

En el templo se hablaba sobre los problemas colectivos, económicos, sociales y culturales. En este sitio, durante sus mejores épocas, se llegó a escuchar a más de 50 familias reunidas en alabanza, tanto para agradecer como para pedir por mejores cosechas, buen clima y la salud de todos.

Aún hoy, en el lugar se encuentra el edificio en ruinas y apenas visible los cimientos de la antigua biblioteca.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here